AUGC Madrid denuncia falta de chalecos, fundas antihurto para pistolas y uniformes para todos los guardias civiles

AUGC Madrid denuncia una vez más “la nefasta gestión de equipamiento en la Guardia Civil, que no se limita a los chalecos antibalas o las fundas de pistola antihurto: hasta un año han de esperar los agentes a que se les dé el vestuario requerido, eso cuando no se les ofrece, directamente, uniformes de segunda mano”.

El asesinato hace unos días del guardia civil de Granada ha vuelto a poner sobre la mesa las carencias de equipamiento que sufren los agentes en su día a día. AUGC lleva años reclamando un chaleco de dotación individual para cada guardia civil, y no como ahora que están asignados a las unidades, pero son pocos los avances que se han logrado en este sentido.

“En la actualidad, la dotación de chalecos no es suficiente para que cada compañero lleve uno durante el servicio, eso cuando no tienen más de diez años de uso. ¿Se imaginan ir a trabajar y que solo haya tres cascos para cinco obreros? Pues eso pasa en la Guardia Civil con los chalecos”, denuncian desde AUGC Madrid.

Sin embargo, “la nefasta gestión de equipamiento de la Guardia Civil no se queda ahí: hay más carencias con las que se encuentran los agentes en su día a día. La modificación del sistema en la compra de vestuario en la Guardia Civil provoca situaciones tan rocambolescas como que un pantalón del uniforme tarde más de un año en llegar al agente que lo pidió”.

“Y no solo pantalones: botas, prendas de abrigo, polos del uniforme de servicio, zapatos, cinturones, camisetas, chalecos reflectantes y hasta las gorras, prendas que están obligados a llevar cuando se encuentran en zonas descubiertas si no quieren ser amonestados por sus superiores, tienen una demora en la entrega de un año o más. Incluso los números identificativos que deben portar en su uniforme tardan una media de seis o más meses”, exponen.

También se da la situación de que se les entregue a los agentes, en ciertas especialidades, uniformidad de segunda mano usada por otros compañeros anteriormente, “lo que roza la humillación para unos profesionales que entregan su vida a los demás sin pedir nada a cambio”.

Para AUGC, “el sistema debería ser sencillo: el agente pide a través de una aplicación de la intranet corporativa de la Guardia Civil, se le quitan los puntos correspondientes a la uniformidad pedida y la petición queda almacenada en el sistema para su gestión. Pero después de este último paso, los guardias deben esperar meses y meses para recibirla. Y, lo que es peor, en caso de urgencia o rotura del pantalón, o de otra prenda, ya no se puede solicitar su reposición al almacén ubicado en Valdemoro como se hacía antes, porque está vacío desde hace más de un año”.

La Dirección General argumenta para explicar esta situación que el sistema de petición de uniformidad ha cambiado y ahora se solicita directamente al proveedor y se entregan las prendas cuando se paga, por lo que el problema viene por la falta de abono del Ministerio correspondiente al fabricante de esas prendas.

Sin embargo, para AUGC Madrid “no dejan de ser excusas de aquellos que deberían velar por una gestión óptima de los recursos para que los que están en la calle puedan estar equipados correctamente”.

Desde esta asociación “ya hemos planteado este problema numerosas veces en las reuniones con el General de la Zona de Madrid, pero nos vemos obligados a reclamar una vez más la inmediata solución de esta penosa realidad a los responsables y la agilización de los pedidos de vestuario para que los compañeros no deban comprarse ellos mismos la ropa o prestar servicio sin las prendas adecuadas para ello”.

“Es el momento de avanzar en mejoras de material y equipar correctamente a los guardias civiles para que presten servicio en correctas condiciones de seguridad laboral”, concluyen desde AUGC Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *