Los fisioterapeutas madrileños reivindican su papel en los equipos multidisciplinares de prevención y rehabilitación cardiaca

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) ha recordado, con motivo de la Semana del Corazón, que se celebra este año del 24 al 30 de septiembre, la importancia de la figura del fisioterapeuta en los equipos multidisciplinares de prevención y rehabilitación cardiaca.

En concreto, el Colegio explica que su función es informar a los pacientes de los aspectos relacionados con la enfermedad desde el punto de vista físico, así como asesorarles sobre lo que puede ser perjudicial para su vida.

Los fisioterapeutas realizan esta labor en los equipos de atención multidisciplinar, que también están integrados por profesionales como nutricionistas, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales y psicólogos, que supervisados por un cardiólogo, contribuyen a que el paciente pueda recibir una atención integral que permita mejorar su calidad de vida.

Además, el fisioterapeuta es, por su formación en ejercicio como terapia aplicada en las Ciencias de la Salud, el profesional adecuado para la aplicación del entrenamiento como herramienta terapéutica para los individuos con enfermedad cardiovascular dentro de los programas de prevención y rehabilitación cardiaca.

“Si la actividad física es altamente positiva para toda la población, todavía más lo es para las personas que tienen una cardiopatía, puesto que el ejercicio es especialmente necesario para que se mantengan activas y puedan llevar una vida plena”, afirma el secretario general del CPFCM, José Santos.

En este sentido, la actividad física tiene infinidad de efectos positivos para el organismo y en pacientes cardiópatas puede ayudar a recuperar sus potencialidades. Además, los programas de actividad física ayudan al paciente a mejorar las funciones del sistema cardiovascular, musculoesquelético y pulmonar. Dentro del tratamiento de actividad física, se puede incluir la práctica de deporte, siempre de manera controlada y supervisada, y con algunos ajustes para evitar aumentos de intensidad dentro de lo permitido en estos pacientes.

En este sentido, el deporte acuático cuenta con resultados muy favorables, pues el agua disminuye notablemente el riesgo de sufrir lesiones articulares y musculares. Además, dentro de la sección de actividad física de los programas de rehabilitación cardiaca, el equipo multidisciplinar se encarga también de tratar aspectos educacionales y de la a modificación de la conducta del paciente para conseguir su adaptación plena al entorno social con su nueva condición.

“En suma, el papel del fisioterapeuta es esencial para garantizar la calidad de vida a las personas con cardiopatías, puesto que es quien adapta el plan de ejercicio que se adecúa más a cada paciente. Es fundamental no caer en el sedentarismo, pero tampoco programar rutinas de ejercicios que puedan ser excesivas para un determinado paciente”, concluye José Santos.

Texto: Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *