La Plaza de la Villa renueva su jardín floral con una inversión de casi 80.000 euros

Desde esta semana los vecinos y turistas pueden disfrutar plenamente del nuevo jardín floral de la plaza de la Villa, en el distrito madrileño de Centro, cuyos trabajos de plantado y acondicionamiento concluyeron la semana pasada, luce con mucho más esplendor que antaño.

Para destacar tan insigne figura se procedió crear un jardín de manera provisional con el alcalde Álvarez del Manzano, donde se pusieron bordillos reutilizados de hormigón y la tierra directamente sobre el pavimento.

Desde hace años, la tierra no se había renovado, con el consiguiente pudrimiento de las raíces de las plantas que allí se colocaban y su constante renovación. Esa falta de sustitución de la tierra y el abono provocaban filtraciones de agua y, la tierra se escapaba entre las juntas de los bordillos.

Con esta remodelación se quiere producir una renovación total para que laos madrileños puedan disfrutar de unas instalaciones emblemáticas de la ciudad de Madrid. Pero, además, al ser una referencia turística también quiere convertirse en un sitio especial de paisajismo urbano, gracias a esta nueva remodelación arbórea.

El proyecto con un presupuesto de 79.451,46 euros, llevado a cabo por el Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, ha consistido en una nueva instalación de bordillos de granito con unas pozas especiales en las esquinas del cuadrado que servirán además de asiento improvisado, donde los ciudadanos podrán divisar los edificios emblemáticos y disfrutar de la sombra en las mañanas o por las tardes, ya que en las horas centrales del día el sol permite disfrutar de toda su luz.

El proyecto mejorará también el drenaje superior de la plaza, para evitar los encharcamientos que se producían hasta ahora. El diseño del ajardinamiento se variará ligeramente para mejorar su integración en la plaza. Así, tanto turistas como madrileños podrán disfrutar de un espacio verde y unas vistas históricas.

Personaje histórico

En el centro mismo del jardín floral de la plaza de la Villa, está la estatua correspondiente a Don Álvaro de Bazán, marqués de Santa Cruz. Don Álvaro fue uno de los responsables de la victoria española en la batalla de Lepanto contra los turcos, aquella contienda en la que nuestro más ilustre escritor Miguel de Cervantes, autor de El Quijote, perdió la mano.

Dicha batalla sirvió para que Felipe II subiera al trono portugués. Gracias a este hecho, el rey nombró al marqués de Santa Cruz Capitán General del Mar Océano y le encargó preparar la expedición de la Armada Invencible, pero murió antes de llevar a cabo esa misión.

La figura de Álvaro de Bazán está rodeada de algunos de los edificios con más historia de Madrid: la Casa de la Villa, casas y torres de Lujanes y la Casa de Cisneros, en su mayoría muchos de los cuales corresponden a edificios de dependencias municipales.

La idea de que el marqués de Santa Cruz presidiera la plaza de la Villa se propuso en el tercer centenario de su muerte en 1888, a través de una suscripción popular, apoyada por la reina regente María Cristina.

Esta ubicación se debió en su momento a la situación céntrica y al tamaño de la plaza de la Villa, para destacar y presidir insignemente la figura de Mariano Benlliure.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *