Un programa específico para impulsar la tramitación de expedientes de disciplina urbanística y la creación de un nuevo marco regulatorio, son las dos líneas de actuación que el Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha para la regularización de los alojamientos turísticos.

El objetivo es “poner coto al alquiler turístico de viviendas que ahora carece de un marco legal y que amenaza la convivencia en los barrios más céntricos de la ciudad”.

Con respecto al marco regulatorio, el Área de Desarrollo Urbano Sostenible está tramitando un Plan Especial de Implantación del Uso de Hospedaje. Hasta su aprobación, y con el fin de frenar los problemas derivados de dicha actividad, el pasado mes de febrero se suspendió de forma cautelar la construcción e implantación del uso de hospedaje en el Distrito de Centro y en diversos barrios de los Distritos de Chamberí, Moncloa-Aravaca, Arganzuela y Salamanca.

Más inspecciones

Por otra parte, la Agencia de Actividades (ADA) ha puesto en marcha un programa de refuerzo de personal, de cinco meses de duración, para redoblar las labores de inspección y tramitación de expedientes de disciplina urbanística. Así, desde el 23 de julio y hasta el mes de diciembre, se incorporarán al ADA 10 arquitectos superiores, 4 técnicos de gestión (rama jurídica) y 8 Auxiliares administrativos.

Este personal realizará inspecciones así como la valoración técnica y jurídica necesaria para la tramitación de los expedientes encaminados al restablecimiento de la legalidad urbanística en viviendas de uso turístico. Todas ellas detectadas mediante denuncia o de oficio por los servicios municipales, y que no cuenten con la preceptiva licencia municipal.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Madrid también estudia la posibilidad de adoptar medidas sobre las actividades que no figuran inscritas en el registro de la Comunidad de Madrid y que se promocionan en canales de oferta turística.

Balance de actuaciones de disciplina urbanística

Con respecto a las actuaciones de inspección derivadas de denuncias recibidas en la Agencia de Actividades, actualmente se están tramitando expedientes que afectan a 507 alojamientos (184 viviendas de uso turístico y 323 apartamentos turísticos), ubicados mayoritariamente en los distritos centrales de la ciudad.

Así, sólo en el distrito Centro – el más afectado –  el número de alojamientos sobre los que se ha abierto expediente asciende a 362. Le sigue Moncloa-Aravaca, con 57 expedientes, Chamberí con 38 y Salamanca con 15. Fruto de estos expedientes, se ha dictado ya la  orden de cese de la actividad en 147 alojamientos.

Con estas actuaciones, el Ayuntamiento de Madrid “está velando por la seguridad jurídica de los usuarios de estos alojamientos turísticos que, si se ejercen sin los respectivos controles urbanísticos, pueden generar problemas de fraudes al consumidor, tanto en la calidad del servicio como fraudes económicos por ofertar servicios con irregularidades que son muy difíciles de perseguir si el ejercicio de la actividad no está legalizado”, explican.

Hay que tener en cuenta que la exigencia de cumplimiento de la normativa urbanística incluye también el cumplimiento de la normativa sectorial en materia de seguridad, accesibilidad, sanidad y medio ambiente, por lo que en defensa del consumidor y del usuario de estos servicios es importante detectar los alojamientos turísticos no legalizados para que se cumplan todos los requisitos necesarios de la actividad y se eviten fraudes al consumidor.

El Ayuntamiento de Madrid anuncia que también “está velando por la defensa del medio ambiente urbano, ya que cuando la presión del sector turístico se concentra en un área  reducida de la ciudad, los residentes pierden servicios que se reemplazan por otros destinados a la población flotante, se deteriora la calidad de vida y el escenario urbano, y se dificulta el acceso a la vivienda digna”.