La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha presentado esta mañana el diseño de la nueva tarjeta de vecindad destinada, en una primera fase, a las personas migrantes que no pueden acreditar su residencia en Madrid. La tarjeta se empezará a distribuir en la primera semana de julio.

Test de claidad del sueño

Este documento responde a una iniciativa del PSOE y fue aprobada por el Pleno municipal en octubre del 2016 con los votos favorables de Ahora Madrid y PSOE.

La tarjeta de vecindad busca ser un instrumento más para acreditar ante los jueces el arraigo en la ciudad, ya que acreditará la residencia de las migrantes y los migrantes al menos durante seis meses en la ciudad.

Este documento podrá ser solicitado por las personas migrantes que se empadronen en los centros sociales donde se les esté atendiendo desde hace seis meses. Asimismo, la tarjeta de vecindad permitirá a los solicitantes que se les reserve plaza en los cursos de la agencia municipal de empleo, como a otros colectivos desfavorecidos.

Asimismo, el Ayuntamiento de Madrid propondrá al Ministerio de Interior la regulación extraordinaria, consistente en concederles el permiso de residencia y trabajo a las personas que tengan la tarjeta de vecindad, y que realicen satisfactoriamente los cursos.