Piden 5 años de prisión para una mujer que estafó 363.900 euros a una familia de Madrid

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Madrid celebra este jueves, 17 de mayo, a partir de las 10:15 horas, la vista oral del juicio contra María Rosa S. F., a la que la Fiscalía le atribuye un delito continuado de estafa por el que solicita que le sea impuesta una pena de cinco años de prisión.

El representante del Ministerio Público expone en el escrito de calificación provisional elevado a la Sala que, desde una fecha no determinada del año 2008, la acusada fue contratada por un hombre para que cuidara de su padre. La persona a la que debía atender había nacido en 1923 y desde 2010 sufrió un deterioro físico y psíquico que le impedía valerse por sí mismo. Así, la acusada aceptó el servicio de cuidado a razón de 600 euros mensuales, que más tarde alcanzaría la cifra de 800 euros.

A partir de 2010 la acusada, que se había granjeado la confianza tanto de la persona que le contrató como de su hijo, comenzó a hacerse cargo de la administración de la casa, administración que se reducía a la compra de alimentos y medicinas, toda vez que los consumos habituales de la vivienda estaban domiciliados.

No obstante, la acusada comenzó, a partir de esa fecha, a acudir con más asiduidad a la entidad bancaria en la que tenía la cuenta la familia para unas veces realizar retiradas de efectivo; otras, efectuar extracciones de dinero en cajeros automáticos con la tarjeta de crédito y, en ocasiones, cobrar cheques al portador. Dicha sucursal bancaria del BBVA se encontraba en la calle Príncipe de Vergara, en Madrid.

Ninguna de esas operaciones estaba justificada por los gastos que se generaban en el domicilio de la persona a la que cuidaba y, tanto en los cheques, como en los impresos de reintegro, aparecía estampada la firma auténtica del titular de la cuenta.

Con este modo de proceder con constantes operaciones, la acusada, entre el 1 de enero de 2010 y el 7 de febrero de 2013, extrajo un total de 363.900 euros, cantidad que hizo suya sin que ese haya podido determinar las cantidades entregadas en efectivo por la familia para atender los gastos domésticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *