Las escritoras tomarán la palabra este sábado en el Eduardo Úrculo de Tetuán

Pilar Astray (también conocida como Boadicea) es feminista activa, escritora y comunicadora audiovisual. Ha publicado dos libros de poemas, El lenguaje de la gravedad (Ruleta Rusa Ediciones) y Diez poemas medicina para que papel venza a piedra (Libros con Miga, accésit en el certamen literario Leopoldo de Luis )

Para el sábado 31 de marzo en el Centro Cultural Eduardo Úrculo del distrito de Tetuán se ha propuesto reunir a más de un centenar de autoras en el encuentro “No somos Musas”, una jornada para hacer networking y comunidad entre escritoras. Inmersa en los preparativos, ha accedido a responder a este cuestionario.

¿Por qué el título “No somos musas”?

Porque J. K. Rowling temió que si firmaba como Joanne no le iban a comprar sus libros por ser mujer. Porque se nos lee menos, se nos reseña menos y la literatura sigue siendo territorio de hombres. Estudios como “DESCUBRIR LO QUE SE SABE. Estudio de género en 48 premios de poesía” de Nieves Álvarez demuestran que por ejemplo el 82% de los premios de poesía entre 1923 y 2016 han sido ganados por hombres.

Aún queda mucho que hacer en el mundo literario, eso sin contar con que nosotras hemos tenido nuestro propio Me Too con “La caja de Pandora” y otras valientes iniciativas como la de Ana Palaniuk para visibilizar el acoso de editores y escritores reconocidos a escritoras noveles y no tan noveles.

Los poetas jóvenes siguen hablando de musas y aparecemos en las portadas con la boca abierta y mirando al infinito y es algo que personalmente no me parece que promueva la igualdad ya que no se hace de la misma forma con los hombres. Ellos cantan y definen a una mujer concreta y teniendo en cuenta que su público es mayoritariamente femenino y adolescente, me parece que debemos darles una opción de ser parte activa y no pasiva del relato.

¿Cuántas escritoras han acudido a la llamada de “No somos musas” en el CC Eduardo Úrculo?

El encuentro “No somos musas” pretende ser una red para hacer networking y comunidad. Aunque serán unas treinta las que lean, habrá juegos y feedback para lo que se espera que sea una asistencia de cien escritoras confirmadas y las que quieran unirse.

¿Puedes citar alguna autora reconocida que esté ya confirmada?

Lucía Etxebarría desde el minuto uno brindó su apoyo y difusión a esta convocatoria. También qué entendemos por reconocida, porque vienen grandes poetas pero en poesía, ya se sabe, los homenajes empiezan cuando estamos muertas y hay que celebrarnos vivas.

¿Hasta cuándo van a estar abiertas las inscripciones?

Lo que más deseaba es que las noveles se animasen, las que ya tienen un hueco más o menos lo tienen hecho en este mundillo que es bastante severo. He tenido que cerrarlas ya debido al interés demostrado pero la asistencia sigue siendo libre como público y mixta y habrá dinámicas para que todas participen y se conozcan.

¿Solo se va a leer poesía o vais a abarcar otro tipo de géneros?

Todo tipo de géneros. Me interesa sobre todo que lean escritoras de ciencia ficción y novela negra, géneros muy reservados a lo masculino.

¿Qué hace diferente esta JAM, este encuentro de escritoras de otros encuentros que se organizan mensualmente en todo el país?

Bueno, esto no es del todo así. Hay muchas jams pero no hay nada mensual en Madrid de este tipo salvo “La habitación de las mujeres” de Nares Montero y actividades de la Librería Mujeres y fuera de Madrid, lugares donde se proponga la lectura y el encuentro de escritoras, aún más complicado. Lo que tiene de diferente este encuentro es que se ha podido apuntar la escritora que quisiese y no ha tenido que esperar a ser conocida para estar en un cartel.

¿Qué van a encontrar las mujeres que acudan el 31 de marzo al CC Eduardo Úrculo?

Un lugar donde animarse y reforzar su autoestima como escritoras. Un impulso. Todas están recibiendo un mensaje de las niñas escritoras del futuro que les dan las gracias y como dice Isabel Allende, si lo hacemos bien, podemos lograr que nuestras hijas no sufran esta discriminación. Quiero que sea un refugio y una esperanza.

¿Qué otras actividades paralelas se van a organizar?

Como he comentado antes en el encuentro va a haber muchas actividades, no solo la simple lectura y además una de las cosas que hemos establecido es que nos repartiremos los textos. Se pondrán en un sombrero y cada una cogerá el de otra. No queremos que el ego mande, sino el espíritu de la comunidad. El día 31 es una fiesta, es para el barrio, para todas y para las niñas.

Deja un comentario