Red exhibe en el Real Jardín Botánico de Madrid la asociación del blanco y el rojo de la cultura japonesa

  • El fotógrafo madrileño Tommy Salas presenta desde mañana en el Invernadero de los Bonsáis su exposición fotográfica que se puede visitar hasta el 15 de mayo.
  • La muestra recoge en dieciocho imágenes de gran formato las vivencias recogidas por el objetivo del fotógrafo Salas durante sus viajes por cinco países de Asia.

Red es una exposición del fotógrafo madrileño Tommy Salas que evoca la fuerte asociación de los colores blanco y rojo, tan típica de la cultura japonesa, y que desde mañana 28 de marzo y hasta el 15 de mayo se puede visitar en el Invernadero de los Bonsáis del Real Jardín Botánico (RJB-CSIC). La tradición japonesa considera los colores rojo y blanco como colores ceremoniales que traen buena suerte, por lo que son utilizados siempre en las ocasiones más especiales.

El color blanco refleja la luz, posee la pureza de la inmensidad de lo eterno. El blanco es la vida, la inocencia y  la cuna. También el blanco es el final de la vida y refleja la serenidad, la paz interior y la sabiduría. El color rojo simboliza la fuerza, el poder y el fulgor. Es el color del fuego y de la sangre. El rojo vivo, brillante, es diurno, masculino, y representa la juventud, acción, fuerza, salud y riqueza. El rojo oscuro, por el contrario, es nocturno, femenino y secreto y representa el misterio de la vida.

En japonés, la palabra que define la unión de estos colores es KOHAKU. Cuando se utiliza esta palabra se expresa celebración, júbilo y renacimiento.

Según explica Tommy Salas, “he recorrido el mundo capturando con mi objetivo la esencia de la naturaleza humana. La colección que presento consta de 18 fotografías realizadas en 5 países asiáticos. Las obras muestran el carácter, temperamento y estilo propio de cada país con paisajes inolvidables, niños sonrientes, culturas fascinantes y momentos cotidianos. De esta manera quiero mostrar lo que el ojo humano, algunas veces, no nos deja ver”.

Tal y como revela el fotógrafo madrileño, “en mis muchos viajes por Asia, he fotografiado a numerosos monjes budistas, a los que también honro en esta exposición. El rojo simboliza para estos monjes la fuerza de la vida, el fuego, lo sagrado y también está asociado a Buddha Amitabha. Para la cultura tibetana el rojo es sinónimo de protección, por lo que es uno de los colores usados en los hábitos de los monjes”.

“Comprender la belleza que a veces el ojo humano no ve”

En su carta de presentación, Antonio Salas Sanz se muestra como fotógrafo con el nombre artístico de Tommy Salas y escribe: soy madrileño, nacido en noviembre de 1968. Mis profesiones son dos, La primera y desde hace 32 años, maestro de karate y la segunda desde hace 10 años, fotógrafo. En esta última, el proceso de aprendizaje empezó de forma autodidacta para dar lugar a una extensa formación en continua evolución.

Acabando felizmente hace dos años con el Grado superior de Artes Plásticas y Diseño de Fotografía. Mi trabajo fotográfico está Influenciado por mi trayectoria profesional como maestro de karate y por todos los lugares que están en mi retina y que han hecho de mí, la persona que hoy soy.

Soy un fotógrafo apasionado con una capacidad inherente, para mostrarle al mundo lo que el ojo humano a veces no ve. Mi trabajo no es solo tomar fotos, sino comprender la belleza que tiene cada momento: personas, lugares, naturaleza, etc. y compartirlo con el mundo.

Mi experiencia laboral, como fotógrafo  en retratos profesionales, fotografía de eventos y fotógrafo de viajes, se pueden seguir mis fotografías en Facebook (Tommy Salas) e Instagram (Tommy Salas Photo).

Deja un comentario