Más de 6.000 jóvenes madrileños participaron en 2017 en actividades preventivas en zonas de “botellón”

  • El 64% de las personas participantes eran menores de 18 años y la diferencia observada respecto al género se situó en el 8% (54%, hombres y 46%, mujeres).
  • Se atendieron 63 intoxicaciones etílicas: el 61% se resolvió ‘in situ’, en la carpa que instala el Ayuntamiento para las actividades preventivas, y el 39% fue atendida por SAMUR.
  • El programa municipal de prevención 2018 en las Zonas de Consumo Activo, denominado “Acción Botellón”, comenzó ayer sábado, con una intervención en la plaza del 2 de Mayo, y con motivo de las fiestas de carnaval.

Un total de 6.248 adolescentes y jóvenes participaron el pasado año en las actividades preventivas que el Ayuntamiento de Madrid realiza periódicamente en las zonas donde se practica ‘botellón’. Un 54% de los participantes fueron hombres y un 46% mujeres, y del total, el 64% tenía menos de 18 años.

Este programa municipal, denominado “Acción botellón”, se estrenó en mayo de 2016 y está dirigido al sector más joven de la población. Su objetivo es incrementar la percepción del riesgo que conlleva el consumo del alcohol y otras drogas, que es especialmente bajo entre adolescentes. En 2017 se llevaron a cabo 100 intervenciones en zonas de consumo activo de 15 distritos de la ciudad.

Este año, las intervenciones comenzaron ayer sábado en la plaza del Dos de Mayo, con motivo de los Carnavales.

Para llevar a cabo estas actuaciones, el equipo técnico del organismo autónomo Madrid Salud, en colaboración con cada junta municipal de distrito y la Unidad Integral de Distrito (UID) de la Policía Municipal, determina el lugar más indicado para instalar una carpa, siempre lo más cerca posible de los puntos de concentración juvenil, es decir, en aquellas zonas en las que se prevé que se va a realizar el ‘botellón’.

Los equipos de intervención cubren la franja horaria entre las 18.00 y la 01.00 de la madrugada y están integrados por profesionales de Cruz Roja Juventud y de la Asociación Bienestar y Desarrollo, además de personal voluntario previamente formado.

Búsqueda activa

El modelo de actuación se basa en la búsqueda activa, acercándose e interactuando con los grupos de adolescentes y jóvenes que están en las proximidades de la carpa, donde se realizan las actividades individuales y grupales de carácter informativo y educativo, incluidas técnicas de aprendizaje de la postura de emergencia en caso de pérdida de conciencia.

La colaboración con los recursos de emergencia situados en las inmediaciones de la celebración, permite actuar ágilmente en aquellos casos en que se determina la necesidad de atención por intoxicación aguda, gracias a la coordinación con los efectivos de SAMUR presentes en la fiesta.

A las personas en las que se detecta mayor riesgo de abuso continuado o un patrón de adicción, se les ofrece atención y tratamiento individualizado a través de la red de centros del Instituto de Adicciones de Madrid Salud. Se trata de adaptar la estrategia de intervención a cada caso, dependiendo de la edad, el nivel de riesgo y de la afluencia de personas al evento.

Comerciantes y minoristas

Además de intervenir con las personas que participan en el ‘botellón’, también se trabaja con comerciantes minoristas cercanos y con los adjudicatarios autorizados para la dispensación en la fiesta. Se refuerza la importancia de cuidar a las personas más jóvenes frente al consumo, subrayando la prohibición de vender alcohol a menores.

Se reparten carteles diseñados para este programa, que se distribuyen entre minoristas y comerciantes de las zonas de ‘botellón’, al tiempo que se reiteran los siguientes mensajes: “Yo no vendo alcohol a menores”; “Nos preocupamos por la salud de los adolescentes” y “La normativa vigente prohíbe la venta o suministro de alcohol a menores”.

Deja un comentario