El Ayuntamiento de Madrid clausura las II Jornadas sobre descentralización y reequilibrio territorial

  • La socióloga Belén Barreiro ha caracterizado a la sociedad española como una sociedad tolerante, sensible a la vulnerabilidad social y preocupada por la limpieza del espacio urbano y el cuidado del entorno. Es la sociedad a la que deben dar respuesta las administraciones públicas
  • Maria Alejandra Saleme de Medellín ha expuesto un modelo de reequilibrio territorial implementado en su ciudad mediante mecanismos de participación; Trosten Puhst de Berlín ha explicado cómo se reparte de forma descentralizada el presupuesto municipal en Berlín pero con criterios de asimetría
  • En la conversación de los cuatro grupos con representación municipal se ha abierto la posibilidad de estudiar de forma conjunta la elección directa de las concejalías de distrito y de abordar una nueva configuración de los barrios de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid clausuró ayer martes, 6 de febrero, el debate y análisis sobre la descentralización y el reequilibrio territorial. El segundo día de estas II Jornadas comenzó con la reflexión sobre los retos de la sociedad actual, los retos en una sociedad globalizada, los casos prácticos de Medellín y Berlín y un debate entre los diferentes grupos políticos con representación municipal en el Ayuntamiento de Madrid.

La sociedad en la que vivimos

La socióloga y presidenta de MyWord, Belén Barreiro en la ponencia ‘La sociedad que seremos y el buen gobierno de la ciudad’ explicó cómo deben adaptarse las administraciones públicas a los nuevos tiempos. “Es un momento de cambio social intenso, el momento de mayor cambio social en varias décadas. La sociedad actual es muy heterogénea con demandas muy específicas, muy sectorizadas a las que tienen que dar respuesta las administraciones públicas”.

La socióloga estableció, en su criterio, cuatro retos para Madrid: “cohesión social para hacer frente a las profundas consecuencias de la crisis económica; la digitalización, derivada de la revolución tecnológica, que obliga a que las administraciones se comuniquen de forma más directa con la ciudadanía y a hacer frente a la brecha digital para evitar nuevas formas de vulnerabilidad; un tercer reto, la limpieza y el cuidado del entorno, y el cuarto reto y final, crear políticas públicas acordes con las demandas de una sociedad tolerante.

Barreiro ha señalado que la tolerancia y la sensibilidad por las desigualdades son valores que caracterizan a la sociedad española en su conjunto, independientemente de la adscripción política de cada cual.

El gerente de la ciudad de Madrid, Eloy Cuéllar, y la profesora titular de Sociología Urbana de la Facultad de Sociología de la Universidad Carlos III, María Victoria Gómez, reflexionaron sobre el reequilibrio de la capital. Recordaron que las ciudades globales de los años 2000 buscaban acaparar la inversión mediante estrategias competitivas, ofreciendo elementos singulares para convertirse en mercancía atractiva, mediante el urbanismo espectáculo.

“Se produce una especie de tratamiento individualizado de las áreas de la ciudad, en detrimento a una mirada conjunta del territorio y de la redistribución de recursos, dejando detrás las necesidades cotidianas de los residentes, que se relegan a un segundo plano”.  El diálogo continuó sobre el presente: “la política industrial se está empezando a poner en un relativo primer plano: el pequeño tejido industrial de talleres que está en los barrios. Habría que plantearse cómo rellenar los huecos que alojaron las grandes fábricas en Madrid, con una cierta creatividad y buscando valor añadido”, manifestaron, siendo esto “un reto ineludible si la ciudad quiere abordar el reequilibrio territorial”.

Casos prácticos de descentralización: Medellín, Berlín y Madrid

Dentro de esta segunda jornada se expusieron los casos prácticos de descentralización de Medellín, Berlín y Madrid.

María Alejandra Saleme, coordinadora de la Agencia de Cooperación e Inversión del municipio de Medellín, presentó la transformación de zonas vulnerables a través del urbanismo social. Explicó cómo Medellín ha destinado partidas presupuestarias específicas a los barrios más vulnerables permitiendo, mediante procesos de participación ciudadana, que su población sea parte de la solución.

Saleme se refirió específicamente a un proyecto urbano integral aplicado en la Comuna 13 gracias al cual se consiguió mejorar la conexión del distrito con el resto de la ciudad, reducir el tiempo destinado por sus habitantes al transporte público y, con ello, el gasto familiar destinado al transporte. “Es importante incluir en los procesos participativos a todas las capas sociales del territorio, implicarles en las fases de diagnóstico, planificación, ejecución y evaluación y poner en juego todos los instrumentos y recursos públicos”, subrayó.

El resultado de estas intervenciones, impulsadas a través de los denominados laboratorios de imaginarios urbanos, han logrado reducir objetivamente los indicadores del índice de pobreza multidimensional.

Torsten Puhst, director del departamento de política financiera y presupuestos del senado de Berlín, explicó la planificación presupuestaria de la ciudad de Berlín, que está dividida en 12 distritos que gestionan el 25% del presupuesto municipal. Cada distrito recibe una asignación presupuestaria mínima de 500 millones de euros, una cantidad que varía en función de las necesidades de cada distrito analizados según indicadores objetivos. De esta manera garantizan una atención específica a cada territorio en base a una descentralización aplicada con criterios de asimetría.

Pusht señaló que los distritos tienen una autonomía financiera muy alta, por lo que es necesario garantizar la coherencia en las actuaciones que se llevan a cabo para dar respuesta a retos colectivos, como la llegada a la ciudad de 50.000 refugiados procedentes de Siria que obligó a construir viviendas de forma repartida por el conjunto de la ciudad.  “Para ello es importante fortalecer los mecanismos de coordinación y de colaboración y reinventarse constantemente para hacer frente a situaciones cambiantes”, concluyó el representante berlinés.

El caso de la ciudad de Madrid fue expuesto por el director general de Descentralización y Acción Territorial, Antonio Díaz, y la subdirectora Marivi Morán Breña. Se presentó el Fondo de Reequilibrio Territorial (FRT) y el índice de vulnerabilidad de los barrios de Madrid. Asimismo el sistema de gestión concertada y descentralizada del FRT y el conjunto de actuaciones llevadas a cabo hasta el momento en sus 4 ejes: intervención social, vivienda, empleo y actuaciones de mejora urbana.  Se destacó especialmente el proyecto de los Equipos de Intervención Distrital.

Grupos municipales

La última conversación de la jornada fue la protagonizada por los diferentes grupos políticos con representación municipal.

Intervino en primer lugar la concejala por el grupo municipal de Ciudadanos, Silvia Saavedra, que abrió la posibilidad de que se pueda elegir de forma directa a los concejales de distrito, pero acompañado necesariamente de desconcentración administrativa que dé más competencias a los distritos.

Por su parte, Íñigo Henríquez de Luna, representante del grupo municipal del Partido Popular, recordó que ese debate no se ha hecho internamente en su formación, aunque a nivel particular lleva años defendiéndolo. “Los actuales concejales no son representantes directos de la ciudadanía, sino del partido, por tanto se trata de una democracia representativa de baja calidad” manifestó.  A este respecto, indicó que le gustaba el modelo de la ciudad de Amsterdam.

En nombre del grupo municipal socialista (PSOE), el edil Ramón Silva recordó que Juan Barranco, ex alcalde de la ciudad, ya mencionó esta posibilidad hace décadas. Murgui, por su parte, señaló que “la elección directa de los concejales aumentaría la calidad democrática de la composición del gobierno municipal, sin duda. No obstante, se requieren pactos políticos de mucho calado que se podrían trabajar en un plazo razonable para trazar una propuesta conjunta”.

Otro tema de esta última mesa fue la distribución territorial. De acuerdo al representante socialista, hace falta una nueva distribución “y aún es más necesaria la de los barrios en base a elementos que les doten de cierta homogeneidad, por ejemplo, un tamaño medio de 50.000 habitantes”. “Quizá hay barrios que incluso tienen que cambiar de distrito” añadió.

Para Murgui, en la delimitación de los barrios hay que considerar muchas variables, como la homogenización de población, la necesidad de garantizar las ratios de acceso a servicios y equipamientos públicos así como la accesibilidad a los mismos. Además, “hay que añadir un elemento casi afectivo: no siempre el barrio administrativo coincide con el barrio sentido. Habría que intentar que los barrios administrativos respondieran también a ese elemento, porque ayuda a la identificación de las vecinas y vecinos con su entorno y facilitan el cuidado colectivo del mismo”.

A preguntas de la periodista Elena Jiménez, que condujo la moderación en esta conversación y se interesó por la segunda descentralización y por el Pacto Local, Henríquez de Luna hizo mención a la necesidad de eliminar competencias duplicadas, en el caso de Madrid, mediante un acuerdo sobre su régimen competencial con la comunidad regional, una cuestión en la que también coincidió Silvia Elena Saavedra.

Finalmente, Nacho Murgui como representante del ejecutivo municipal quiso hacer referencia a las actuaciones emprendidas para acercar la administración a la ciudadanía: el turno vecinal en los plenos distritales, la iniciativa 1 Mes 1 Distrito o los Foros Locales.

Lo hablado en estas Jornadas, una reflexión para la acción

El segundo teniente de alcalde y delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui, fue el encargado de clausurar este encuentro en el que han participado durante dos días diferentes áreas de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, concejales de distrito, diferentes agentes sociales, sociólogos, Gerencia de la Ciudad de Ayuntamiento de Madrid, y se han compartido experiencias con otros municipios nacionales (Málaga, Vigo, San Sebastián) e internacionales (Medellín, Berlín).

“Han sido dos días de reflexión para la acción” explicó Murgui en el cierre, “ya que lo que se ha dicho va a tener consecuencias y va a sentar las bases del acuerdo para lanzar una acción a largo plazo y de largo recorrido”.

“Esperamos que la descentralización sirva para responder al título de estas jornadas y nos ayude a construir un ayuntamiento más útil, más cercano y más nuestro”.

Nacho Murgui despidió el acto agradeciendo a las trabajadoras y trabajadores municipales, tanto de las áreas de Gobierno como de los distritos, que “están al pie del cañón dándolo todo” para prestar los mejores servicios a la ciudadanía; a las organizaciones sociales que colaboran con los retos que, desde la administración, ponemos encima de la mesa para mejorar la ciudad y, por último, a los grupos municipales que han realizado interesantes aportaciones, desde la crítica constructiva, al debate sobre la descentralización, que es un objetivo en el que coinciden las cuatro formaciones políticas”.

Deja un comentario