El Ayuntamiento de Madrid, a través del Área de Medio Ambiente, ha plantado dos cercis siliquastrum (una especie comúnmente conocida como árbol del amor) tres perales y un granado en el lugar que hasta hace un mes ocupaba un gran cañón de la Legión Cóndor de la Alemania nazi, instalado durante la anterior legislatura municipal en la rotonda de la plaza de la Artillería Antiaérea de Montecarmelo (distrito de Fuencarral-El Pardo).

Este arbolado se une a los cuatro macizos de arbustos y dos palmeras de pequeña envergadura que ya había en la rotonda, que tiene una superficie de 1.230 metros cuadrados.

El 1 de enero de 2013 se suscribió entre el Ministerio de Defensa y el Ayuntamiento de Madrid un acuerdo que autorizaba la cesión temporal y gratuita durante cinco años de este cañón para poder ser colocado en la Rotonda de la Artillería Antiaérea. La conclusión del contrato de depósito expiraba este mes de enero, si bien desde el Ayuntamiento de Madrid se solicitó la retirada de la pieza de forma anticipada al considerar que “exhibir este cañón vulneraba la Ley de Memoria histórica por ser no solo un símbolo franquista, sino uno de los más representativos del nazismo”.

Regreso al cuartel

Tras su retirada de la rotonda del distrito de Fuencarral-El Pardo, el cañón se encuentra en el mismo cuartel de donde salió en 2013, formando parte de la colección del Regimiento de Artillería Antiaérea número 71. Actualmente, la plaza de la Artillería Antiaérea se encuentra adornada por árboles, una placa del homenaje y una bandera española.