Metro de Madrid muestra sus secretos a más de 200 niños en su “Expedición a Canillejas”

Metro de Madrid celebra estas navidades por cuarto año su tradicional ‘Expedición a Canillejas’, en la que muestra a más de 200 niños sus secretos.

A través de esta iniciativa abre las puertas de áreas tan importantes como los talleres, los almacenes, la clínica o el área de formación a hijos y nietos de empleados y a niños de varias ONG y entidades sociales con las que la compañía colabora habitualmente.

La primera jornada de esta yincana navideña se celebró el 27 de diciembre y hoy se desarrolla la segunda. Se trata de una jornada de convivencia organizada por los propios trabajadores de la compañía. La ‘Expedición a Canillejas’ no es solo una jornada de puertas abiertas, es una yincana en la que los futuros usuarios de la red de Metro descubren los espacios más desconocidos de Metro, decorados de manera muy especial para la ocasión.

Los participantes tienen un pasaporte donde sellan su paso por cada una de las actividades de las que consta el recorrido, repleto de juegos y sorpresas para los más pequeños.

Los organizadores dividen a los niños en grupos por edades para adecuar mejor las actividades. Los pequeños participan en un circuito que les hace pasar por varios departamentos en los que pueden disfrutar de algunas de las instalaciones que más les llaman la atención como el simulador de trenes, la grúa de los almacenes o la estación de 4.0, donde pueden ver el futuro de Metro a través de unas gafas virtuales.

En la ‘Expedición a Canillejas’ participan varios departamentos, que se encargan de los preparativos y el desarrollo de las actividades que se realizan con el objetivo de que los niños pasen unas horas inolvidables en las instalaciones de Metro de Madrid, la empresa donde su padre, madre o abuelos llevan trabajando muchos años y a la que se sienten orgullosos de pertenecer. Un sentimiento que trasladan a los más pequeños cada año y que muestra la satisfacción que los empleados del suburbano tienen por trabajar en la compañía.

Además de los familiares de empleados, en esta actividad participan niños vinculados a los distintos proyectos solidarios incluidos en la línea social de Metro de Madrid, convirtiéndose así en una jornada de convivencia en la que todos realizan las mismas actividades relacionadas con el servicio de transporte que Metro presta en la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario