Detenidas 29 personas pertenecientes a una organización internacional dedicada al comercio ilegal de aves

  • La operación SUZAKU coordinada por EUROPOL y con la participación de diversos países de África e Iberoamérica, especialmente México, se han incautado más 2.000 animales.
  • La organización contaba con una red de operadores que, mediante el empleo de mulas, transportaban aves de multitud de especies a España desde diferentes puntos de África e Iberoamérica.
  • Se ha calculado que la organización podría haber obtenido unos beneficios superiores al medio millón de euros.

La Guardia Civil, en coordinación con EUROPOL, y con la participación de diversos países de África e Iberoamérica, especialmente México, en el marco de la operación SUZAKU, ha procedido a la detención de 29 en distintos puntos del territorio nacional, así como en otros países, a las que habría que sumar otras 2 personas que han sido investigadas en España, pertenecientes a una organización internacional dedicada al comercio ilegal de especies.

Asimismo, se han incautado más de 2.000 animales. A los detenidos se les imputan los supuestos delitos de contrabando, contra la fauna y maltrato animal, todo ello bajo estructura de organización criminal.

La organización contaba con una red de operadores que, mediante el empleo de mulas, transportaban aves de multitud de especies a España desde diferentes puntos de África e Iberoamérica, habiendo colaborado con autoridades policiales y otras instancias de 18 países diferentes.

Utilizando diversas formas de ocultación, introducían en España aves con diferentes grados de protección, tanto incluidas en los Apéndices del Convenio CITES como amparadas por las legislaciones nacionales de los países de origen. En su empeño por ocultar a los animales, muchos de ellos fallecían en el recorrido, a veces superando unas tasas de mortalidad del 50%.

Cabecilla de la organización 

El cabecilla de la trama era un ciudadano español con residencia en Álava y que contaba con antecedentes diversos, entre los que se encontraba una condena por hechos similares.

Habiendo actuado en su día él mismo como mula, actualmente dirigía la organización en la que varias personas viajaban a diversos países con el fin de retornar con aves muy solicitadas en mercados nacionales y europeos. Aves que eran extraídas del medio natural, con el grave perjuicio que ello ocasiona. Cabe destacar que, a su vez, como medio de pago a la  trama en los países de origen se exportaban de manera ilegal ejemplares igualmente extraídos del medio natural y con distintos grados de protección en España.

En ocasiones actuaban de manera independiente, en otras, contaban en los países de origen de los animales, con mafias asociadas que se encargaban de proporcionar el “suministro” a quienes viajaban, concertando encuentros en el área de tránsito internacional de un aeropuerto. En ese punto, la mula española recibía una maleta con los animales que la organización local había logrado introducir eludiendo los controles policiales y aduaneros, tomando su vuelo con destino a España donde volvían a eludir los controles fronterizos a su llegada.

Para no ser descubiertos utilizaban varios puntos de entrada de aeropuertos en España.

Altos beneficios económicos

La organización pudo haber obtenido en los últimos años beneficios por un importe superior al medio millón de euros ya que obtenían cuatro o cinco veces su valor de compra pudiendo en algunos casos superar 60 veces esa cantidad. En ese caso estarían, por ejemplo, los tucanes. En origen es posible adquirirlos a expoliadores locales por 50 € el ejemplar, cuando su valor más bajo de venta en Europa ronda los 3.000 €.

Colaboración entre organismos

La operación SUZAKU ha sido desarrollada por la UCOMA del SEPRONA de la Guardia Civil, con el apoyo de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Zona del País Vasco, las Secciones del SEPRONA de las Comandancias de Madrid, Burgos y La Rioja, así como organismos de muy distinta naturaleza

Asimismo, ha sido fundamental el apoyo prestado por EUROPOL y AMERIPOL que coordinó las acciones con los diferentes países de Iberoamérica, especialmente con los Estados Unidos de México, llegando a desplazarse un investigador de la Procuraduría General de la República para integrarse en el operativo final.

Por otra parte, también ha sido relevante la aportación de la Autoridad Administrativa CITES de España (Dirección General de Política Comercial  y Competitividad), para la identificación de las especies, la orientación con respecto a los aspectos técnicos del control de los especímenes y su posterior alojamiento en centros apropiados. En este sentido también se contó con apoyos puntuales de personal técnico del Centro de Recuperación de la Diputación Foral de Álava.

El tráfico internacional de especies está identificado como una prioridad en la lucha contra el crimen organizado dentro del ciclo político de la UE para los próximos cuatro años

La instrucción judicial correspondió al Juzgado Nº 27 de los de Madrid, dirigiendo las investigaciones la Fiscalía de Medio Ambiente de la Audiencia Provincial de Madrid y participando activamente la Autoridad Administrativa CITES de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *