El primer fin de semana del dispositivo de movilidad ha funcionado “con normalidad y mejor que en años anteriores”, destacan fuentes municipales, reseñando algunas retenciones de escasa consideración en Princesa y la Cuesta de San Vicente, Atocha y Cibeles.

El Ayuntamiento de Madrid, además, ha querido agradecer a la Policía Municipal y a los agentes de movilidad su trabajo en la gestión del tráfico. La velocidad comercial de la EMT, destacan, ha mejorado considerablemente.

El dispositivo de movilidad y seguridad de Gran vía para Navidad se pone en marcha “para garantizar la seguridad vial y comodidad de los peatones, y evitar los repetidos problemas de congestión de otras Navidades, de tal forma que los vehículos que necesitan entrar al centro tengan menos problemas”, explican desde el Consistorio.

“En años anteriores -añaden- eran frecuentes los cortes por colapso, que el año pasado se redujeron considerablemente. Por ejemplo, los cortes que afectaron a M-30 fueron la mitad que el año anterior y duraron menos tiempo”.

El dispositivo de movilidad se ha diseñado teniendo en cuenta estudios, como la evaluación del operativo del año pasado, y se han incluido mejoras para garantizar la accesibilidad y la seguridad y una mejora de los 5.400 metros cuadrados de espacio ganado para los peatones en fechas de gran afluencia.

Mayor información y coordinación

El Ayuntamiento de Madrid ha adelantado y potenciado este año la información sobre el dispositivo. Ha mandado más de 60.000 cartas a los residentes y comercios del distrito Centro y ha lanzado una campaña de comunicación, así como las webs informativas www.granvia.madrid.es y www.madrid.es/movinavidad2017.

También ha mantenido encuentros con todos los sectores: comerciantes, vecinos, agentes sociales y económicos, etcétera. El Ayuntamiento de Madrid ha destacado la coordinación existente para poner en marcha el dispositivo y que el Consorcio Regional de Transportes de Madrid está invitado a las reuniones del mismo.