Se cumplen 50 años del descubrimiento del primer púlsar por Jocelyn Bell

  • El hallazgo realizado por Jocelyn Bell supuso un avance sin precedentes en el conocimiento astrofísico y de física nuclear.
  • La revista ‘Nature Astronomy’ recopila en un volumen especial cuáles han sido las investigaciones más importantes a lo largo de este medio siglo.

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha sido elegido para formar parte de uno de los volúmenes más significativos del año: un recopilatorio de las investigaciones destacadas que se han realizado acerca del descubrimiento de los púlsares o estrellas de neutrones. La publicación está formada con los artículos de investigación más prestigiosos, así como con imágenes y vídeos, para conmemorar el 50º aniversario de este descubrimiento revolucionario. Todo ello aparece publicado en la revista Nature Astronomy.

Los investigadores del CSIC Nanda Rea y Santiago Serrano contribuyen en la publicación con un artículo y un vídeo que recogen la evolución de los últimos 50 años de conocimiento del fenómeno, así como plantea nuevas vías de estudio sobre los púlsares. La profesora Jocelyn Bell, quien ya fuera condecorada por parte del CSIC con la Medalla de Oro en el año 2015, máximo galardón que concede este organismo, fue
la descubridora de este fenómeno.

Bell se encontraba cursando el doctorado en Cambridge. Era el año 1967 y, tras conectar miles de antenas y cables a lo largo de más de 100 kilómetros de distancia, descubrió una señal en los datos de su telescopio. La emisión se repetía periódicamente cada 1’33 segundos. La investigadora Bell, junto al resto de investigadores del equipo dirigido por el profesor Hewish, acababan de descubrir unas estrellas de neutrones muy densas y magnéticas que giraban rápidamente. La publicación de la investigación obtuvo el Premio Nobel de Física.

Avanzando en el conocimiento del universo

“El pasado septiembre se realizó una reunión para resumir lo que hemos aprendido en este medio siglo sobre los púlsares”, comenta Nanda Rea, del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC. “La conferencia —añade—, presenciada por la profesora Bell, resume lo aprendido en este medio siglo sobre los púlsares, las ideas y descubrimientos clave en la investigación, así como futuros planes científicos. El artículo de Nature
Astronomy trata sobre lo que se presentó y discutió allí”.

En los últimos 50 años de estudio sobre los púlsares se han descubierto más de 2.500 estrellas de neutrones. Gracias a la investigación, se ha avanzado en el conocimiento de la física bajo campos magnéticos y gravitatorios extremos: “Ahora sabemos que muchos de los fenómenos explosivos observados en la galaxia están relacionados con estrellas de neutrones: entre los más comunes, las erupciones magnéticas de púlsares, así como los procesos de acreción de materia en sistemas binarios con púlsares y estrellas comunes”, apostilla Rea.

A través de los púlsares descubiertos, se obtiene la capacidad de utilizarlos como detectores de ondas gravitacionales, algo que se pronostica esencial para un futuro próximo: “Será fundamental para viajes en el espacio donde los púlsares podrán utilizarse como si se trataran de un GPS. En los próximos años se espera descubrir más de 25 mil púlsares con el telescopio Square Kilometer Array, que está en construcción, es decir, diez veces más de los descubiertos hasta el momento”, concluye Rea.

Deja un comentario