El Botánico de Madrid expone sus calabazas y propone hacerse un “selfie” con ellas

  • Tercer año consecutivo que el Real Jardín Botánico muestra a sus visitantes una selección de las variedades que se cultivan en el huerto con un objetivo didáctico y divulgativo.
  • Los visitantes pueden fotografiar y fotografiarse delante de variedades tan curiosas de calabaza como las de turbante turco, cabello de ángel, maza de Hércules o Peter Pan, la clásica de Halloween o la más tradicional calabaza del peregrino.

El Real Jardín Botánico de Madrid no quiere ‘dar calabazas’ a sus visitantes. Al contrario. Por tercer año consecutivo ha dispuesto, en la entrada principal del Jardín, una muestra con una selección de distintas variedades de calabaza (géneros Cucurbita y Lagenaria) que se cultivan en el huerto con el doble objetivo divulgativo y didáctico de dar a conocer algunas de la infinidad de variedades que tienen estos géneros.

Es más, al contrario que el famoso dicho de “darte calabazas”, el Jardín Botánico propone este año a sus visitantes, como novedad de la muestra, realizarse un ‘selfie’ delante de la veintena de variedades que se exhiben y, seguidamente, compartir esas imágenes en redes sociales como Facebook (/REALJARDINBOTANICOCSIC), Twitter o Instagram (@RJBOTANICO).

De este modo podrás mostrar variedades tan curiosas y singulares como ‘bip max’, ‘maza de Hércules’, ‘Peter Pan’, ‘turbante turco’, ‘cabello de ángel’, la clásica ‘calabaza de Halloween’ o la tradicional y querida ‘calabaza del peregrino’, toda una institución dentro de la multitud de variedades a la que los pequeños  cariñosamente llaman “cantimplora”.

Originarias de América (Cucurbita) y de África (Lagenaria), aunque su cultivo está muy extendido por otras zonas del mundo, la calabaza es una herbácea rastrera, de la familia de las cucurbitáceas. Se trata de un fruto voluminoso, generalmente esférico, de corteza gruesa y carne pulposa con multitud de semillas.

Tiene un 90% de agua, muy pocas grasas y azúcares. Entre todas las variedades encontramos prácticamente todos los colores: rojo, verde, amarillo, negro, gris, blanco, naranja e incluso azul, sucediendo de igual manera con las formas: de botella, alargada, redonda, lisa o rugosa.

Según su uso, se clasifi­can en comestibles (para humanos y ganado) y ornamentales. Las plantas cuyo fruto es comestible son anuales, aparradas y con raíces aéreas que nacen de los nudos del tallo. Normalmente se emplean en cremas, guisos, potajes o guarnición. La variedad, de color blanco con dibujos verdes y forma esférica más o menos alargada, se la conoce como “Confi­tera de Cidra”. Y con su pulpa se prepara el famoso elemento culinario cabello de ángel.

La muestra de calabazas estará visible a la entrada del Real Jardín Botánico durante las próximas semanas hasta que los ejemplares seleccionados estén en condiciones de ser expuestos.

Foto: Marisa Esteban

Deja un comentario