El Hospital Ramón y Cajal de Madrid, líder en micropigmentación mamaria

La Unidad de Micropigmentación del Hospital Ramón y Cajal de Madrid ya ha tratado a 2.000 pacientes y es el centro español con más personas tratadas en este especialidad.

La micropigmentación de areola y pezón consiste en un tatuaje que se hace en la piel a poca profundidad y usando una pomada anestésica. En él se emplean tonos marrones y rojizos que imitan el color de las areolas y buscan un resultado armónico con la piel de la paciente.

La idea de su creación partió de la necesidad de atender al creciente número de pacientes sometidas a reconstrucción mamaria como consecuencia de haber padecido un cáncer de mama. Dichas pacientes son reconstruidas cada vez con más frecuencia, bien durante la intervención de mastectomía, bien con posterioridad. En ambos casos, el proceso de reconstrucción finaliza con la creación de un nuevo pezón y areola con el consiguiente beneficio -sobre todo psicológico- para la paciente.

Centro formador de ámbito nacional
La formación del personal de Enfermería ha sido clave para su exitoso funcionamiento. La Unidad está compuesta por dos enfermeras especialistas, que llevan a cabo el proceso de la micropigmentación, así como la organización y la gestión de la misma.

Mejora la autoestima y relación con el entorno
La micropigmentación es menos invasiva que los tatuajes tradicionales, porque se realiza sobre la epidermis, la capa más superficial de la piel. Por otro lado, los pigmentos utilizados son muy diferentes. Frente a las tintas de los tatuajes tradicionales, en la micropigmentación se emplean pigmentos inorgánicos de colores terciarios muy semejantes a los de la piel, que si bien pueden perder algo de intensidad con el tiempo, también se rediseñan con más facilidad llegado el caso. Además, los colores nunca viran hacia tonos indeseados, como sí ocurre a menudo con los tatuajes.

La paciente que va a ser micropigmentada se somete previamente a una prueba de tolerancia y después al necesario seguimiento sanitario. El objetivo de la micropigmentación no es decorativo ni artístico, sino corrector y tiene como objetivo mitigar la sensación de pérdida de la paciente y mejorar su autoestima.

 

Deja un comentario