CCOO denuncia la actuación de la Consejería de Educación ante la prueba de acceso a la Universidad

CCOO manifiesta que, “pese a las repetidas manifestaciones sobre situaciones injustas y antijurídicas consecuencia de la regulación de estas pruebas y de las reglas de admisión en las universidades de la Comunidad de Madrid, se está desoyendo toda recomendación y demanda razonada”.




CCOO manifiesta que la actuación de la Consejería ante estas pruebas, denominadas EVAU, ha sido “un auténtico despropósito desde el inicio del presente curso, en el que se ha sometido al alumnado, a los equipos directivos y al profesorado a una zozobra y preocupación intolerables”.

“La confusión creada al alumnado de 2º de Bachillerato que comenzó sus enseñanzas en la etapa conforme al plan LOE ha sido total como consecuencia de la falta del establecimiento de medidas que permitan poder finalizar los estudios según el plan con el que comenzaron. Una confusión que intentó paliarse con las instrucciones del 21 de octubre de 2016, que permitían finalizar la etapa conforme al plan LOE. A éstas se sumó el Real Decreto Ley 5/2016 que estableció la no obligatoriedad de tener que realizar la evaluación final de Bachillerato para el acceso a la universidad para el alumnado proveniente de la LOE”, denuncian desde el sindicato.




Después, y por la vía de extrema urgencia, se publicó la Orden 47/2017, “que añade confusión e injusticia a lo anterior, al contabilizar como nota media para el acceso a la universidad no la nota de media de Bachillerato tal y como está establecida en la Orden 2582/2016 y hasta en la propia LOMCE, sino todas las materias cursadas y abandonadas en caso de abandonar un itinerario”.

Además, establece un sistema de reclamaciones de calificaciones “en las que se puede salir perjudicado, contraviniendo así un principio jurídico básico según el cual no se puede salir peor parado como consecuencia de una reclamación. Además, vulnera otros derechos básicos de toda persona evaluada, como conocer con la antelación suficiente los criterios que van a ser aplicados o la garantía a la atención de los informes de Orientación para adaptar las pruebas al alumnado que lo precise”.

Posteriormente, en el mes de febrero, las universidades madrileñas decidieron que el alumnado LOE pasase al último lugar en la admisión en el mes de septiembre de 2017. Por todas estas razones, y “pese a haber insistido en una negociación que ha sido infructuosa”, CCOO ha presentado sendos recursos contencioso-administrativos frente a ambas órdenes, “en beneficio siempre de la comunidad educativa”.




CCOO denuncia la modificación de matrículas del alumnado hasta el mismo mes de mayo como solución ofrecida por las direcciones generales. “La incertidumbre y el caos han sido totales, así como el desprecio al alumnado y al profesorado durante todo el curso”.

Por todo ello, CCOO manifiesta su profundo malestar ante la situación y su rechazo “ante la forma de actuar de la Consejería, que ha hecho gala de una cerrazón de todo punto injustificable y cuyas consecuencias han sufrido y sufrirán la comunidad educativa madrileña”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *