Mercedes González: “Madrid merece una Ley del Suelo que sirva para algo, no para repartirse las plusvalías”

  • La portavoz de Urbanismo ha reclamado una Ley del Suelo “breve y  con un único reglamento que reintegre planeamiento, gestión y disciplina urbanística: “La Ley que necesita Madrid debe centrarse en rehabilitación y regeneración urbana con primacía sobre la regulación del crecimiento urbano”.
  • González ha lamentado que la Comunidad de Madrid plantee una nueva norma sin diagnóstico de la situación urbanística, sin diálogo con los agentes sociales y económicos y que ahonda en el modelo desarrollista que ha marcado el urbanismo de los últimos años.
  • “La Comunidad de Madrid puede y debe cambiar el rumbo del urbanismo”, ha reclamado pero propone una ley tecnocrática, alambicada y oscura, “alejada del entendimiento de los ciudadanos”.
  •  “Madrid necesita una Ley del Suelo que sirva para algo, no una ley que acabe como un pacto entre administraciones, propietarios y tecnócratas que se reparten de la mejor manera las plusvalías, porque será una ley fracasada”.




La portavoz de Urbanismo del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Mercedes González, se ha mostrado a favor de pedir a la Comunidad de Madrid la revisión de la nueva Ley del Suelo, actualmente en fase de proyecto en discusión en la Asamblea Regional, porque se trata de una ley “oscura, tecnocrática, alambicada que ahonda en el modelo desarrollista que ha marcado el urbanismo de los últimos años”, ha indicado, que además carece de diagnóstico de la situación urbanística y de diálogo con los sectores económicos y sociales y que no soluciona algunos de los errores que se han ido modificando “por la puerta de atrás” de la ley de 2001

La concejala socialista está convencida de que Madrid necesita “una nueva Ley del Suelo que sirva para algo, no un pacto entre propietarios y administraciones para repartirse las plusvalías”.




Para los socialistas, la futura Ley de urbanismo y suelo de la Comunidad de Madrid, “debería servir para marcar un nuevo modelo legislativo, establecer un nuevo paradigma urbanístico, instrumentalizar una política de rehabilitación y renovación urbanas, dimensionar un modelo territorial que recoja cambios en la planificación de las ciudades y reconsiderar el urbanismo como una función pública”.

“Sin duda, Madrid necesita una nueva Ley de suelo. Una ley que debe ser una Ley integral del territorio, que incorpore aspectos de ordenación del territorio, de urbanismo y de medio ambiente. Una Ley breve, que recoja los principios básicos que se deben regular y un único reglamento que integre los contenidos de planeamiento, gestión y disciplina”. En vez de ello, el PP “ha planteado un nueva Ley que insiste en el modelo del 2001, de supuesto corte liberal y encorsetada en un articulado reglamentista con más de 280 artículos”.




“La Comunidad de Madrid puede y debe cambiar el rumbo del urbanismo”, ha reclamado González, que ha insistido en que la ley que Madrid necesita debe centrarse en la rehabilitación y regeneración urbana con primacía sobre la regulación del crecimiento urbano.

La edil del PSOE ha reclamado una “Ley del Suelo que sirva para algo, no una ley que acabe como un pacto entre administraciones, propietarios y tecnócratas que se reparten de la mejor manera las plusvalías, porque será una ley fracasada”. González también quiere que vaya acompañada de un instrumento de estrategia territorial autonómica que integre sub-planes regionales o comarcales y que “asiente el urbanismo como función pública”, una vertiente puesta en cuestión en los últimos años.

Paseo de la Dirección
En el mismo pleno, la portavoz socialista en Urbanismo ha pedido al delegado Calvo que solicite la nulidad del plan parcial de reforma del Paseo de la Dirección. “Esto es lo que pediría cualquier persona con sentido común, porque lo que allí está sucediendo en vez de ser el urbanismo del cambio es una aberración”, ha reprochado al delegado de DUS.




Mercedes González se refería a que el urbanismo de Ahora Madrid en el Paseo de la Dirección se resume en calles de doce metros en las que conviven casas de tres plantas junto a edificios de nueve alturas. En el convenio, Dragados se ha quedado con las mejores parcelas. “Y ustedes no van a cambiar el plan parcial porque esas parcelas están comprometidas”, ha finalizado.

Deja un comentario