El Plan Especial acerca el uso social de la parcela de Opañel

  • La forma de la parcela de uso público es a día de hoy un polígono irregular compuesto por dos triángulos unidos en uno de sus vértices por un estrechamiento de poca dimensión que divide el espacio en dos.
  • El documento urbanístico reconfigura su distribución para favorecer un uso más racional y conforme a los intereses generales.
  • El Plan Especial se ha redactado con el objetivo de servir de instrumento para poner fin a la discrepancia entre los vecinos y la Parroquia de Santa Catalina Labouré, que ha renunciado a implantar los usos funerarios en su parcela tras el acuerdo alcanzado con la Junta Municipal de Carabanchel.




La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde esta mañana a un Plan Especial que supondrá facilitar el acceso a una zona verde pública situada en el entorno de la Glorieta Elíptica, con cerca de 2.500 m2 de superficie, y que a día de hoy resulta prácticamente inaccesible. La zona es la histórica parcela de los terrenos de Santa Catalina Labouré, una parcela que constituye una de las reivindicaciones históricas de las vecinas y vecinos del barrio de Opañel que pedían al Arzobispado que no hiciese un uso funerario de la zona y ésta fuese cedida para un uso social.

El documento urbanístico establece una nueva delimitación entre dos parcelas destinadas a zona verde y equipamiento religioso en el Barrio de Opañel, Distrito de Carabanchel. Esta nueva delimitación, sin alterar la superficie de cada parcela, reconfigura su distribución para favorecer un uso más racional y conforme a los intereses generales, y especialmente de la zona verde existente y casi inútil con la anterior delimitación.

El pasado 8 de febrero, Arzobispado, Junta Municipal de Carabanchel, Plataforma de Vecinos/as de Opañel y Área de Urbanismo alcanzaban un acuerdo para reparcelación la zona. En palabras de la concejala de Distrito, Esther Gómez, “la voluntad de acuerdo de todas las partes ha supuesto un pilar fundamental para que, finalmente, la parcela redunde en un bien común que podrá disfrutar todo el barrio”. Asimismo “la firma del Plan Especial supone un pequeño paso más para una solución que ha sido esperada durante muchos años por los vecinos y vecinas de Opañel”.




Ámbito del Plan Especial

La parcela que reordena el documento urbanístico tiene una superficie total de 6.300 m2 y se sitúa entre las calles de Arroyo de Opañel, Santa Catalina de Labouré, Eusebio Morán y Mercedes Domingo.

Esta manzana tiene dos usos diferentes y está a su vez subdividida en dos parcelas: una, con 2.435 m², tiene asignado uso dotacional de zona verde y espacio libre; y otra con una superficie de 3.865 m², es de uso dotacional, en concreto de equipamiento religioso.

La forma actual de la parcela calificada como zona verde es a día de hoy un polígono irregular compuesto por dos triángulos unidos en uno de sus vértices por un estrechamiento de poca dimensión. En consecuencia, el terreno queda compartimentado en dos, con la consecuente división del espacio existente que dificulta la percepción y disfrute de su conjunto por parte de los usuarios.




Antecedentes

La parcela de uso religioso formó parte del Convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Madrid y el Arzobispado en 1992. Al amparo de aquella cesión, se edificó la Parroquia de Santa María Labouré en 1995. Posteriormente, se solicitó una ampliación que incluía una cripta, pretensión que produjo descontento vecinal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *