La Comunidad de Madrid registró 37 adopciones en 2016, 5 de ellas de niños de necesidades especiales

La Comunidad de Madrid registró el año pasado un total de 37 adopciones de menores por renuncias de sus madres biológicas. Cinco eran niños con necesidades especiales, a causa de alguna discapacidad o enfermedad crónica. La adopción nacional es una medida de protección a la infancia que proporciona una familia definitiva a menores que, nacidos en la Comunidad de Madrid o residentes en ella, no pueden permanecer en su familia de origen.




En una amplia mayoría de los casos, la situación de desamparo o renuncia expresa de la madre se produce en la propia maternidad en la que nace el bebé, aunque en algunas ocasiones los niños provienen de residencias infantiles o de familias acogedoras de urgencia. En todos los casos de adopciones, los bebés inician la convivencia con su nueva familia a través de la ‘guarda con finalidad adoptiva’, que permite que los niños se integren en la familia a la espera de la resolución del procedimiento judicial de adopción.

La madre que decide dar su hijo en adopción no tiene más que manifestarlo ante la trabajadora social de la maternidad correspondiente, que lo notifica a la Comisión de Tutela del Menor de la Comunidad de Madrid para que el menor sea inmediatamente tutelado y protegido. El objetivo de la adopción es garantizar el derecho de todo niño a desarrollarse integralmente en una familia normalizada, anteponiéndose el interés superior del menor a cualquier otro interés.





Protocolo contra el abandono de bebés
El pasado verano la Comunidad de Madrid lanzó una nueva campaña para evitar el abandono de bebés en la calle y asesorar y apoyar a las mujeres que, por distintas circunstancias, quieren renunciar al cuidado de sus hijos. Con el lema ‘Antes de abandonarme, haz una llamada’, la campaña tiene como objetivo sensibilizar a las madres que pasan por dificultades para que “no cometan el error” de abandonar a sus hijos en la calle.

En cualquier caso, para evitar el abandono de bebés, la Comunidad de Madrid cuenta con un protocolo de actuación. La mejor forma de entregar a un bebé para su adopción es en el hospital en el momento de dar a luz, a través del trabajador social del centro. Si la decisión de entregar al bebé se adoptara posteriormente, es suficiente con una llamada (gratuita y totalmente confidencial) al 012 o al 112.




En ese caso, un equipo de atención especializada de la Unidad de Emergencia Social, disponible las 24 horas del día y los 365 días del año, se desplaza de manera inmediata al lugar exacto que la mujer indique para entregar a su bebé en adopción. Nada más producirse la entrega, los profesionales de Emergencia Social trasladan al bebé a un centro hospitalario para que un equipo médico supervise su estado de salud e inmediatamente se activa el Programa de Acogimiento de Urgencia, que cuenta con familias disponibles para hacerse cargo de un pequeño en una situación de emergencia, como la renuncia de una madre al cuidado de su hijo.

 

Deja un comentario