Entidades ecologistas y vecinales tachan de “poco útil” el Protocolo de Contaminación de la Comunidad de Madrid

La FRAVM se ha sumado a Ecologistas en Acción y a otras organizaciones sociales para presentar alegaciones al protocolo de actuación frente a episodios de alta contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) de la Comunidad de Madrid. A tenor de estas entidades, la aprobación de la norma “no solo no resolverá los problemas de calidad del aire en la Región, sino que tendrá un efecto contraproducente, al interferir negativamente con la aplicación del protocolo del Ayuntamiento de Madrid”.




El Gobierno de la Comunidad de Madrid (CM) se ha visto obligado a elaborar el citado protocolo marco para cumplir con exigencias legales (Directiva 2008/50 y RD 102/2011), debido a que tres de las siete zonas en que se divide la Comunidad para la gestión de la calidad del aire (la ciudad de Madrid, la zona Urbana Sur y la zona Corredor del Henares), han vulnerado reiteradamente el valor límite horario de NO2 fijado por la legislación europea desde 2010, recuerda Ecologistas en Acción.

La legislación indica que no se debe superar el valor de 200 microgramos/metro cúbico (µg/m3) de NO2 más de 18 horas al año en ninguna zona. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que no se supere nunca dicho valor, para garantizar una adecuada protección de la salud humana. Por lo tanto, el protocolo, según la legislación europea y las recomendaciones de la OMS, debería orientarse a evitar que se produzcan superaciones del nivel de 200 µg/m3 de NO2.

Sin embargo, según denuncia Ecologistas en Acción “los niveles de actuación planteados en el protocolo marco de la Comunidad de Madrid son rotundamente inadecuados. Este sitúa su nivel de PREAVISO, es decir, empezar a hacer algo activando las medidas de menor calado, cuando ya se hayan producido varias superaciones de 200 µg/m3 de NO2 (al menos dos superaciones en dos estaciones distintas de una zona), y reserva el grueso de las medidas planteadas (niveles de AVISO y ALERTA) a las situaciones en las que los niveles de contaminación por NO2 ya hayan rebasado los 250 µg/m3: un nivel de contaminación arbitrario, que es un 25% superior al valor establecido como límite legal por la Unión Europea (UE) y que la OMS recomienda no superar nunca”.




“De hecho – continúan – este protocolo ya mostró su rotunda ineficacia en la capital, puesto que los niveles de actuación que se proponen ahora para la región son los mismos que tenía el protocolo de la ciudad de Madrid siendo Ana Botella alcaldesa y Diego Sanjuanbenito delegado de Medio Ambiente. Aquel protocolo estuvo en vigor durante 2015, el año que ha ofrecido peores registros hasta la fecha en cuanto al incumplimiento del valor límite horario de NO2 en la capital. A la vista del estrepitoso fracaso de aquella norma, el Gobierno municipal actual lo modificó nada más llegar al Consistorio, estableciendo el nivel de PREAVISO en 180 µg/m3 de NO2 y el de AVISO en 200 µg/m3 de NO2. Es decir, con toda lógica, el protocolo actual de la ciudad de Madrid plantea que la activación de las medidas anticontaminación se produzca antes de que se registren las superaciones del valor límite de referencia (200 µg/m3) para tratar de evitarlas, y no después, cuando las superaciones ya se han producido”.

“Los datos registrados durante el primer año de vigencia del nuevo protocolo de la ciudad de Madrid (año 2016) indican que, si bien su aplicación ha mitigado la contaminación por NO2, la ciudad continúa vulnerando el valor límite horario de NO2. Es decir, se debe avanzar en el camino iniciado por el Gobierno municipal actual, adoptando medidas más ambiciosas, no menos”, indican las organizaciones sociales.

Además, la Comisión Europea en su reciente dictamen motivado a España (15 febrero de 2017) ha exigido que resuelva de una vez “el problema de incumplimiento constante de los límites de contaminación atmosférica correspondientes al dióxido de nitrógeno”. Se trata de la “última advertencia” de la Comisión antes de llevar el asunto ante el Tribunal de Justicia de la UE, lo que desembocaría en una cuantiosa multa al Estado español, que pagará la ciudadanía.

“Es importante señalar que el Gobierno regional ha diseñado el protocolo marco propuesto de manera que prácticamente nunca llegue a activarse en las zonas gestionadas por la Comunidad”, denuncian.




Ecologistas en Acción ha analizado todos los datos de contaminación por NO2 en el período 2010-2016, para determinar el número de veces que se hubieran activado los escenarios previstos en el protocolo marco en las seis zonas gestionadas por la Comunidad de Madrid (zonas 2 a 7: todas salvo la ciudad de Madrid) de haber estado en vigor durante estos años.

Los resultados son concluyentes:

– No se habrían activado jamás los Escenarios 2 a 4 contemplados en el protocolo propuesto en ninguna de las zonas gestionadas por la Comunidad de Madrid.

– El Escenario 1 (el más suave) se habría activado solamente cinco días sueltos en los últimos siete años, únicamente en una zona, la del Corredor del Henares.

– Ninguno de los escenarios del protocolo se habría activado jamás en la zona Urbana Sur, zona que vulneró el valor límite horario de NO2 en los años 2011, 2012 y 2015, a pesar de ser la más problemática (junto con la ciudad de Madrid) en cuanto a la vulneración de este límite.

“En definitiva, los datos muestran que el protocolo marco propuesto por el Gobierno regional es un instrumento inútil para lograr que la Región deje de vulnerar el valor límite horario de NO2 marcado por la legislación europea”, añaden.




Sin embargo, para las organizaciones denunciantes este protocolo “sí tendrá un efecto muy relevante, a costa de la salud de las madrileñas y los madrileños: poner en cuestión e interferir negativamente con la aplicación del protocolo del Ayuntamiento de Madrid. En efecto, una clave importante para la eficacia de un plan de acción a corto plazo (como son estos protocolos) es que tanto las condiciones que conducen a su activación (los niveles de actuación) como las medidas que se aplican en cada fase (lo que se puede hacer y lo que no) se difundan bien, sean muy claras y bien conocidas por la población afectada que tiene que asumir el cumplimiento de las medidas. El hecho de que coexistan en el mismo ámbito dos protocolos con niveles de actuación contradictorios y, llegado el caso, distintas medidas a aplicar solo puede generar una enorme confusión en la población, obstaculizando gravemente el cumplimiento de las medidas.”

Conviene recordar que para la elaboración del protocolo marco el Gobierno regional creó a principios de 2016 un grupo de trabajo integrado por representantes de la Comunidad de Madrid, ayuntamientos, entidades sociales, científicas/os y expertas/os. Hubo acuerdo en la necesidad de que los niveles de actuación del protocolo marco de la Comunidad de Madrid coincidieran con los de la ciudad de Madrid para que ambos instrumentos se complementaran y reforzaran entre sí. Esta posición fue asumida inicialmente por la Comunidad de Madrid, y así se recogió en el borrador del protocolo que se difundió públicamente el 30 de junio de 2016. “Resulta pues injustificable – critican – que, tras el nombramiento de Diego Sanjuanbenito como director general de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid el pasado noviembre, el Gobierno regional cambiara repentinamente su criterio y decidiera, sin mediar explicación alguna, alterar el borrador del protocolo consensuado por las partes implicadas, sacando a información pública la versión actual, que confronta con el protocolo del Ayuntamiento de Madrid”.




Por último, Ecologistas en Acción recuerda que “las últimas estimaciones de la Agencia Europea de Medio Ambiente sobre la repercusión sanitaria de la contaminación atmosférica en los países de la UE son muy preocupantes. Con cifras de 2013, elevan a 68.000 las muertes prematuras anuales en la UE por exposición al NO2, de las que 4.280 corresponderían a España. Buena parte de ellas se producirían en la Comunidad de Madrid, puesto que es la única región española en la que se vulnera el valor límite horario, además de que aquí se alcanzan los niveles medios anuales más elevados de este contaminante año tras año y donde hay una mayor cantidad de población expuesta”.

Deja un comentario