El hospital Clínico San Carlos de Madrid, el primero en el mundo en usar navegador cardiaco con visión 360º

En los últimos diez años ha crecido un 30% la incidencia de la insuficiencia cardiaca (IC), según la Asociación Española del Corazón. Esta patología ocasiona más de 16.400 fallecimientos al año.




Para el tratamiento de la IC se reparan y sustituyen las válvulas cardiacas. en el Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos  usan un nuevo navegador con visión exacta del corazón que además reduce el número de pruebas radiológicas previas.

El incremento de la IC acarrea consecuencias para la población, pero también para las instituciones sanitarias, dado que en estos casos el ingreso hospitalario es inevitable, así como la intervención quirúrgica. Estos tratamientos requieren de un equipo de trabajo multidisciplinar compuesto por cardiólogos intervencionistas o cirujanos cardiacos, ecocardiografistas, radiólogos y personal de enfermería, que necesitan un elevado nivel de coordinación para llevar a cabo el diagnóstico y tratamiento del paciente de manera exitosa. La automatización de las técnicas adquiere una importancia primordial, al reducir el margen de error de la intervención y, por ende, el nivel de estrés del equipo.

El Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos está utilizando un programa informático que facilita y mejora la precisión de las intervenciones cardiológicas intervencionistas. Se trata de un dispositivo que funciona como un GPS que guía a los cardiólogos y cirujanos cardiacos en procedimientos mínimamente invasivos, que necesitan una exactitud milimétrica, como la colocación de válvulas cardiacas, mejorando la seguridad de la intervención y evitando complicaciones potenciales que pueden tener un impacto en la salud del paciente.

Este dispositivo denominado HeartNavigator de Philips, se ha instalado por primera vez en el mundo en una de las tres salas de Hemodinámica de alta complejidad, con las que cuenta este Servicio de Cardiología, dotadas de sistemas de integración de datos y modalidades diagnósticas que permiten reducir las dosis de radiación.




Diseñado para simplificar
La complejidad de estas intervenciones se ve agravada por la dificultad que supone la visualización de la imagen de Rayos X dinámica que no distingue las diferentes cavidades y válvulas del corazón. El médico debe por tanto analizar la imagen obtenida previamente por el escáner para completar esa falta de información. Sin embargo con este nuevo navegador se ahorra el paso del escáner.

“Con este navegador  se obtiene la superposición en tiempo real de ambas imágenes en una imagen en tres dimensiones (3D), que distingue cada una de las estructuras del corazón y los depósitos de calcio, con un código de colores. Asimismo, el sistema permite segmentar el músculo cardiaco y visualizar únicamente la estructura anatómica sobre la que el médico va a trabajar, desde cualquier ángulo ya que cuenta con la posibilidad de ver en 360 grados)”,  resume el doctor Luis Nombela, cardiólogo intervencionista del Hospital Clínico San Carlos.

Por su parte la cardióloga de este mismo hospital, Pilar Jiménez, explica que “una vez, definida la anatomía del músculo cardiaco, el médico marca los puntos donde hay que intervenir y define de antemano el tipo de dispositivos que necesita dimensiones y el modelo de válvula a implantar. El navegador ayuda al equipo médico a planificar la intervención al detalle, a posicionar y desplegar las prótesis en el sitio correcto, aumentando considerablemente la seguridad de estos procedimientos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *