La Botánica artística, una buena terapia contra el Alzheimer

La iniciativa Kantos elige el Real Jardín Botánico-CSIC para su proyecto científico-cultural con personas mayores de 65 años que sobrellevan enfermedades como el Alzheimer y la demencia senil, y aquellas con alguna discapacidad psicológica o física.




Kantos, una iniciativa que forma parte del proyecto de divulgación científica M3637560, que avala el Comité Español de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, ha elegido el Real Jardín Botánico-CSIC por su singularidad botánica, su enclave y su historia para trabajar con personas mayores de 65 años que sobrellevan enfermedades como el Alzheimer y la demencia senil, y aquellas que tienen alguna discapacidad psicológica o física, al ser la Botánica una buena terapia contra estas enfermedades.

“Un paseo por un entorno natural tan singular y privilegiado como el Real Jardín Botánico es un reencuentro con la naturaleza viva”, señala María García González, directora del proyecto quien añade que, “el aire libre fortalece el espíritu, el frescor de las hojas proporciona bienestar, y los olores, algunos imperceptibles estimulan positivamente los sentidos y los sentimientos del cuerpo y la mente”.



La primera experiencia del proyecto se desarrolló con motivo de la Semana de la Ciencia, pero, dado que este programa incluye también la psicología ambiental, “nos hemos inclinado por seguir visitando durante 2017 uno de los enclaves botánicos de mayor belleza de Madrid, el Real Jardín Botánico. Estamos convencidos que, gracias a sus ejemplares singulares, su estética e historia única, e incluso desde un punto de vista artístico, es uno de los lugares que más beneficios va a aportar a nuestros mayores”, apunta la responsable de la iniciativa Kantos.

Kantos complementa el programa con talleres de botánica artística, ya que según manifiesta María García González, “estos ayudan a fijar la atención reconociendo las especies vegetales in situ, estimulan la memoria, recordando y aprendiendo el universo de las plantas, y fortalecen la autoestima de las personas con sus propias creaciones botánico-artísticas”. Ellos mismos elaboran su guía de campo particular con muestras de especies vegetales reales y sus propias creaciones botánico-artísticas.




La huerta, el lugar preferido de las personas mayores

El recorrido por el Real Jardín Botánico, por todas las áreas accesibles para personas con distinta movilidad, incluye un paseo por los cuadros de plantas aromáticas, por la huerta del Jardín -uno de los lugares preferidos por las personas mayores-, un recorrido por algunos de los árboles singulares del Botánico, como el Ginkgo biloba, la Zelkova carpinifolia (olmo del Cáucaso) o el ciprés conocido como ‘el Abuelo’, por ser el más antiguo del Jardín, para concluir la visita en el invernadero Santiago Castroviejo y conocer aquí sus tres zonas: tropical, subtropical y desértica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *