Lavapiés homenajeará al escritor Arturo Barea dándole su nombre a la plaza frente a las Escuelas Pías

(Foto: variacion XXI)





En el Pleno de la Junta Municipal del madrileño distrito de Centro se ha aprobado por unanimidad el homenajear al escritor Arturo Barea, nombrando en su honor la plaza que se encuentra frente a las Escuelas Pías. Esta propuesta proviene de una iniciativa popular promovida por sus lectores, realizada a través de la plataforma Change.org.

Para los solicitantes, “es de justicia” dar a Barea una calle en el barrio del “Avapiés”, tal y como llamaba él a Lavapiés, escenario de su obra cumbre “La Forja de un Rebelde”, cuyas páginas son un canto enamorado a su gente y a su historia.

Si resuena el Avapiés en mí, como fondo sobre todas las resonancias de mi vida, es por dos razones:

Allí aprendí todo lo que sé, lo bueno y lo malo. A rezar a Dios y a maldecirle. A odiar y a querer. A ver la vida cruda y desnuda, tal como es. Y a sentir el ansia infinita de subir y ayudar a subir a todos el escalón de más arriba. Ésta es una razón.

La otra razón es que allí vivió mi madre. Pero esta razón es mía.




Esta petición ha sido apoyada desde el primer momento por periodistas, hispanistas y escritores de renombre como Paul Preston, William Chislett, Antonio Muñoz Molina y Elvira Lindo. Tal y como se destaca en la proposición, “la belleza de su obra sobre la ciudad y su gente y la desgarrada sinceridad de su relato sobre la Guerra Civil en Madrid justifican recordar y recuperar el espíritu humanista y reconciliador de Barea”.

Esta propuesta, que se elevará a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, no supondrá molestia a los vecinos ya que no será necesario el cambio de numeración de las calles aledañas, debido a que es una nueva asignación y no una modificación, explican los proponentes.

El Concejal-Presidente del distrito de Centro, Jorge García Castaño, ha querido explicar que el deseo era homenajear al escritor nombrando un espacio público con la nomenclatura de Arturo Barrea, pero hacerlo sin cambiar la designación de ninguna calle. Al revisar el callejero, los responsables descubrieron que la plaza frente a las Escuelas Pías carecía de nomenclatura, por lo que pensaron que era el más adecuado.

Paseos literarios en honor a Arturo Barea

El distrito Centro ha decidido organizar a partir del sábado 10 de diciembre unos paseos literarios por Lavapiés, con motivo del nombramiento de esta plaza en homenaje al célebre escritor Arturo Barea. Los paseos literarios, que pondrán en relieve su vinculación con el barrio, se llevarán a cabo en horario de mañana y de tarde, y tendrán una duración de dos horas por recorrido.

Arturo Barea

Arturo Barea nació en Badajoz el 20 de septiembre de 1897. Su padre trabajaba en el servicio de reclutamiento y murió a los 34 años. Su madre y hermanos se trasladaron a Madrid donde ella trabajó de lavandera en el río Manzanares, y vivían en un cuchitril abuhardillado en Lavapiés, aunque Barea fue colocado con unos tíos acomodados que le dieron educación; estudió en las Escuelas Pías de San Fernando, pero dejó los estudios a los trece años, al morir el tío. Trabajó de aprendiz en un comercio, y más tarde en un banco hasta 1914. Llamado a filas en 1920, tuvo que ir a Marruecos, donde vivió la derrota de Annual en 1921. Se casó en 1924 con Aurelia Grimaldos y tuvieron cuatro hijos, aunque el matrimonio terminó separándose.

Con la II República se incorporó a la vida sindical en UGT. Durante la Guerra Civil española apoyó al bando republicano realizando diversas misiones de carácter cultural y propagandístico. Fue responsable del servicio de censura de la prensa extranjera en el Ministerio de Estado, que controlaba las comunicaciones de los corresponsales extranjeros desde la Telefónica de Gran Vía. Allí vivió el asedio de Madrid y los bombardeos que tenían el rascacielos como uno de sus objetivos habituales. También ha quedado noticia de su participación en emisiones radiofónicas desde un sótano acolchado, bajo el seudónimo «La voz desconocida de Madrid».

En 1938 se casó con la periodista austriaca Ilse Kulcsar, que sería la principal traductora de la versión inglesa de sus libros. Al finalizar la contienda se exilió a Inglaterra donde consiguió nacionalidad británica en 1948, y continuó con sus actividades literarias hasta su fallecimiento. En Gran Bretaña, continuó su tarea radiofónica y llegó a pronunciar más de 900 alocuciones en la BBC bajo el seudónimo de Juan de Castilla.

Barea falleció en Faringdon, un pueblo del condado de Oxford, el 24 de diciembre de 1957 tras dieciocho años de exilio.a Sus cenizas fueron esparcidas en el jardín de su casa, a las afueras de Faringdon, en la finca del aristócrata Lord Faringdon, defensor de la causa de la republicana que en 1936 había trabajado en un hospital de campaña en el frente de Aragón durante la guerra civil española.

Deja un comentario