El gobierno de Carmena impondrá un impuesto municipal a los cajeros automáticos





Según ha informado El País, el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid), introducirá a partir del 1 de enero de 2017 un impuesto municipal a las entidades bancarias por el aprovechamiento del dominio público de los cajeros automáticos. Esta medida aportará a las arcas públicas algo más de 745.000 euros: “Una cantidad muy limitada”, ha admitido el responsable del Área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento, Carlos Sánchez Mato, quien ha señalado que no se trata de una “tasa contra el sector bancario”.

Pese que se trata de una cuantía reducida de dinero, desde el Consistorio han señalado que los fondos recaudados por la nueva tasa serán destinados a proyectos de carácter social. Esta propuesta, incluida en las ordenanzas fiscales de 2017, tendrá “un impacto económico reducido” si se compara con otras tasas, admitió Sánchez Mato, aunque el concejal de Ahora Madrid consideró que es “interesante” dedicar ese dinero a “programas sociales”.

Según las estimaciones del Consistorio, en Madrid se encuentran 2.084 cajeros automáticos de las características incluidas en la ordenanza municipal. El impuesto será diferente según la zona de la ciudad y el tipo de cajero: las tasas pueden ir desde los 742,22 euros anuales por cajeros, a los 26,21 euros.

El edil ha considerado en la rueda de prensa tras la junta de gobierno que en varios municipios de España gobernados por el Partido Popular también se recaudan impuestos de tipo similar. También matizó las palabras de la alcaldesa, Manuela Carmena, quien afirmó en julio de 2015 que Madrid no gravaría la instalación de cajeros. “Era una cosa que estaba en estudio”, afirmó el responsable del Área de Economía y Hacienda, quien reiteró que no hubo “diferencias internas” sobre este punto.

Desde el Partido Popular criticaron la medida porque, según su opinión, la nueva tasa podría “perjudicar a los madrileños, ante una posible reducción de la red de cajeros”. El portavoz de Economía del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, denunció que la propia alcaldesa negó la implementación de un impuesto sobre los cajeros. El concejal criticó los continuos vaivenes” del gobierno de Ahora Madrid y sostuvo que, a raíz de esta medida fiscal, “las entidades bancarias podrían optar por reducir la red de cajeros, empeorando el servicio o repercutiendo la tasa en sus clientes”.

Fuente de la noticia: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *