Arcópoli se muestra “satisfecha” de la reprobación del alcalde de Alcorcón por “su desprecio” hacia el colectivo LGTB

Foto: @ramonmartz



David Pérez, alcalde de Alcorcón, se convierte en el primer regidor de la Comunidad de Madrid reprobado por homofobia, transfobia y bifobia

El Pleno del Ayuntamiento de Alcorcón llevado a cabo ayer, el alcalde de la localidad fue reprobado ante su “absoluto desprecio a trabajar en defensa de los derechos de las personas LGTB”. David Pérez se convierte así en el primer alcalde de la Comunidad de Madrid, y probablemente de España, en conseguir el dudoso honor de ser reprobado por homofobia, transfobia y bifobia.

La asociación madrileña Arcópoli venía mostrando desde hace meses su preocupación por la total ausencia de políticas favorables a los derechos LGTB en el municipio pese a su insistencia para poder trabajar estos temas. En febrero se aprobó una iniciativa de Ciudadanos con la abstención del grupo Popular, en mayo el Grupo Socialista presentó una moción para que con motivo del Orgullo LGTB la Corporación Municipal colgara la bandera arcoiris en la fachada del Ayuntamiento y, a pesar de ser aprobada, la iniciativa fue vetada por el alcalde. La concejal de Igualdad Susana Mozo (PP) afirmó que “no se puede ser tolerante con los intolerantes [refiriéndose al Colectivo LGTB]”. En junio el Grupo Ganar Alcorcón presentó otra moción para trabajar con el colectivo LGTB, y el grupo Municipal Popular nuevamente votó en contra. Todas las mociones fueron aprobadas, debido a la minoría del Grupo Popular en el Consistorio, pero el Equipo de Gobierno se niega a ejecutarlas, de modo que no hay iniciativas de apoyo a un colectivo totalmente invisibilizado en Alcorcón.

El jueves Arcopoli presentó una carta en registro para solicitar medidas especificas y quejarse de la situación, y este viernes un nutrido grupo de la misma asociación acudió al Pleno para acompañar la primera reprobación por LGTBfobia de la historia.

Yago Blando, Coordinador de la Asociación, se mostró consternado por “el desprecio del alcalde” que no quiso asistir ni dar explicaciones y, más aún, se regodeó a través de las redes sociales de haber sido reprobado por “4 politicastros comunistas”, arguyendo que “el pueblo” le apoya.

Blando afirma que “si un alcalde no trata de corregir las discriminaciones hacia un importante grupo de habitantes de su ciudad, y no muestra ningún interés por el aumento de las agresiones homófobas en nuestra comunidad, no es válido para ejercer el gobierno. Hoy se ha demostrado que la ciudadanía alcorconera, representada por la mayoría absoluta del Pleno, quiere que el Gobierno Municipal trabaje contra la LGTBfobia y reprueba esta forma de gobierno que ignora deliberadamente las necesidades de la población. Desde Arcópoli nos volveremos a poner en contacto con la Concejal de Asuntos Sociales, tal como hicimos al terminar el acto, para ofrecernos una vez más a colaborar porque, a pesar de todo, nos gustaría poder trabajar por los derechos del colectivo LGTB en Alcorcón y apoyarlo en una ciudad con total ausencia de medidas y campañas específicas contra la homofobia, transfobia y bifobia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *