UGT reclama cambios en las ciudades de la región para hacerlas más sostenibles, accesibles y participativas





Para el sindicato madrileño UGT “en las ciudades y pueblos de la Comunidad de Madrid es imprescindible un cambio, un nuevo modelo de ciudad donde se ponga la gestión y los recursos al servicio del ciudadano, abriendo canales directos con los respectivos Ayuntamientos, donde se puedan proponer ideas para el desarrollo de los pueblos y ciudades de nuestra Comunidad, donde también se pueda informar de incidencias y votar proyectos en marcha”.

Se prevé que en el año 2050 un 70% de la población mundial viva en ciudades en un proceso que va a afectar también a las ciudades de la Comunidad de Madrid.

Este hecho hace que en las siguientes décadas los núcleos urbanos tengan que afrontar un número creciente de problemas ligados a este hecho, como son, entre otros, el abastecimiento energético, las emisiones de CO 2., la planificación del tráfico automovilístico, la provisión de bienes y materias primas o la prestación de servicios sanitarios y de seguridad a todos quienes residan en estos enormes y masificados centros de población.

Para conseguir este nuevo modelo de desarrollo “es fundamental la participación activa de la ciudadanía, e involucrar a las próximas generaciones para aprender a vivir en un mundo interconectado, cada vez más complejo”, defienden desde UGT Madrid.

Para que una ciudad reúna las condiciones de una Smart City, esta ciudad inteligente “debe tener un desarrollo económico sostenible, una buena gestión de los recursos naturales a través de acción participativa, un compromiso firme entre la administración pública y la ciudadanía y un compromiso con su entorno, elementos arquitectónicos de vanguardia, y donde las infraestructuras están dotadas de las soluciones tecnológicas más avanzadas para facilitar la interacción del ciudadano con los elementos urbanos, haciendo su vida más fácil”.

Recientemente, han aparecido las denominadas smart cities 3.0 en las que, en lugar de la tecnología o los responsables municipales, son sus habitantes los que  participan de forma activa en la creación de cada ciudad inteligente.

Unos habitantes capaces de detectar las necesidades reales de su población así como de trabajar colaborativamente para resolverlas mediante soluciones efectivas y de poco coste.

“Las ciudades necesitan potenciar y facilitar la capacidad de innovación de sus residentes, que se deje de ver a sus ciudadanos y ciudadanas como clientes o receptores de servicios y estos puedan utilizar los medios tecnológicos a su alcance para convertirse en parte activa de la creación de unas smart cities que realmente mejoren la calidad de vida de sus residentes: unas smart cities de la ciudadanía, que requiere”, y UGT reclama “una segunda descentralización desde la administración autonómica a las administraciones locales”.

Deja un comentario