Un estudio del hospital Gregorio Marañón avala el tratamiento psicoeducativo en adolescentes con psicosis





Un estudio del Servicio de Psiquiatría del Niño y del Adolescente del Hospital Gregorio Marañón publicado en el Journal of American Academy of Child and Adolescent Psychiatry avala los buenos resultados obtenidos en el tratamiento de adolescentes con psicosis de inicio temprano y sus familias. El Marañón posee una de las pocas unidades de hospitalización para adolescentes con patología mental y es unidad de referencia para psicosis.

El trabajo, “Tratamiento Psicoeducativo Grupal para Adolescentes con Psicosis y sus Familias. Estudio de seguimiento a dos años”, es un estudio que mide la eficacia del programa asistencial PIENSA (Programa de Intervención en Psicosis Adolescente) que está implantado en el hospital desde 2007. Esta intervención promueve el tratamiento de las fases iniciales de la psicosis en la adolescencia así como la investigación de la idoneidad de terapias psicológicas aplicadas a jóvenes entre 14 y 18 años que padecen psicosis y a sus familias.

Para los investigadores, la intervención precoz es fundamental en la prevención de futuras recaídas, la finalidad última de PIENSA es mejorar la evolución y adaptación psicosocial de los adolescentes que han experimentado un primer episodio psicótico, así como promover en sus familiares una mejor comprensión y manejo de la enfermedad. La investigadora principal es María Mayoral y el estudio ha sido coordinado por Celso Arango, jefe del Servicio de Psiquiatría del Niño y Adolescente del Hospital Gregorio Marañón.

Mejoría de los síntomas negativos

Tras dos años de seguimiento el estudio, que ha sido publicado en tres fases, concluye que los pacientes que han sido tratados con la terapia psicoeducativa del programa PIENSA habían reducido el número de visitas a urgencias, y se aceleraba igualmente la mejoría de los síntomas negativos respecto a otro grupo de adolescentes que recibían un tratamiento control basado más en un grupo de apoyo. Así mismo, se observaba una tendencia a la disminución del número de días hospitalizados.

Este programa, que se aplica de forma sistemática en el Hospital Gregorio Marañón desde hace nueve años, se realiza con los adolescentes y sus familiares de forma paralela (con distintos terapeutas aunque en el mismo horario) y consta de tres sesiones individuales y doce sesiones grupales de frecuencia quincenal, a lo largo de nueve meses. “Es un grupo de solución de dilemas donde se trabaja la comunicación, la aceptación del diagnostico, el estigma, la red social, así como el abordaje de situaciones estresantes con el fin de prevenir las recaídas y recuperar el control de sus vidas”, destaca María Mayoral.

La unidad de hospitalización breve para adolescentes con patología mental grave ha sido pionera en la aplicación de esta terapia en España y es referencia para otros centros de nuestro país a los que ha impartido formación, lo que ha posibilitado que en la actualidad haya iniciativas similares en otros centros del resto del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *