Aprobada la nueva ordenanza de terrazas de Madrid tras la expulsión de los vecinos del Pleno

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este martes, 25 de enero, en su sesión ordinaria, el texto de la propuesta que modifica la actual Ordenanza de Terrazas y Quioscos de Hostelería y Restauración de 2013, que afecta a más de 3.800 nuevos veladores de la ciudad.

La propuesta ha salido adelante con los votos de PP, Ciudadanos y el Grupo Mixto (formado por los cuatro concejales «pro Manuela Carmena» escindidos de Más Madrid e integrados en Recupera Madrid), mientras que la izquierda (Más Madrid y PSOE) y Vox han votado en contra. Al Pleno de Cibeles habían acudido numerosos vecinos con pancartas y camisetas en las que se podía leer mensajes en contra de los ruidos y llamadas de ‘SOS’, que previamente se han concentrado a las puertas del Ayuntamiento acompañados de ediles de Más Madrid y PSOE.

Sin embargo, una vez dentro han sido desalojados del salón de Pleno, sin previo aviso, por parte del presidente del órgano, Borja Fanjul (PP). Los vecinos se han marchado entre aplausos de las bancadas de los grupos de izquierda, Más Madrid y PSOE. Posteriormente, tanto la portavoz socialista Mar Espinar como el edil de Más Madrid Jorge García Castaño han protestado por la expulsión sin aviso previo, como se suele hacer, y Fanjul ha dado dos avisos previos de expulsión a este último.

La vicealcaldesa de Madrid, líder municipal de Ciudadanos y promotora de la nueva ordenanza, ha reivindicado que «no voy a pedir perdón por haber salvado 6.000 puestos de trabajo» y ha incidido en que «vecinos son todos, también los que trabajan en el sector de la Hostelería», reprochando a Más Madrid, PSOE y Vox el haber votado en contra: «si por ustedes fueran, mañana estarían en la calle con un finiquito».

La también concejala de Ciudadanos y delegada de Coordinación Territorial, Transparencia y Participación Ciudadana, Silvia Saavedra, ha subrayado que “esta intervención normativa es muy necesaria y atiende a motivos de interés general representados por la protección del entorno urbano y del patrimonio. Supone, además, una garantía de seguridad jurídica para vecinos y empresarios y es producto del consenso y fruto de la negociación en la que el equipo de Gobierno ha escuchado y tomado nota de lo que todos los sectores implicados nos han expresado; sin duda, ellos han aportado mucho a esta ordenanza”.

Por su lado, la nueva ordenanza ha contado con el total rechazo por parte de las asociaciones vecinales enmarcadas en la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), que lo tachan de «parche legislativo que no solo no resuelve los problemas generados por la norma actual sino que, mucho nos tememos, avivará los conflictos vecinales que se han reproducido en los últimos meses en diversas zonas de la capital».

Tras analizar su contenido, la FRAVM, haciendo suyo el parecer de las agrupaciones de los barrios con mayor concentración de terrazas, lamenta esta «nueva oportunidad perdida para regular esta actividad empresarial teniendo en cuenta los derechos de las personas residentes». Y es que la norma, inciden, «en vez de responder al interés general (que debería ser el fin de todo buen legislador), ha sido gestada en beneficio de una minoría, muy ruidosa, eso sí, que paga pocos impuestos, mantiene a sus trabajadores con sueldos de hasta un 40% por debajo de la media del conjunto de los convenios colectivos, hace un uso abusivo del espacio público, devalúa las viviendas, altera la convivencia en los barrios y en muchos casos empeora la vida de sus vecinas y vecinos».

Durante el proceso de redacción del texto se han presentado tres enmiendas a la totalidad (de Vox, Más Madrid y PSOE), todas rechazadas, y 100 parciales (de ellas 53 vivas de Más Madrid, 18 del PSOE, 11 del Mixto, 9 de Vox y 6 de Ciudadanos). El proyecto incorporará 23 enmiendas de las 100 parciales presentadas: 6 de Ciudadanos, 11 del Grupo Mixto, 3 de Más Madrid, 2 del PSOE y una de Vox. También se han recibido 3.500 alegaciones propuestas por diversas entidades, vecinos y asociaciones de vecinos., de las que 150 se valoraron positivamente, integrándose finalmente en el texto de la ordenanza 29 modificaciones.

Los principales cambios que se incorporan al texto del proyecto impulsado por el Área Delegada de Coordinación Territorial, dependiente de Silvia Saavedra, han sido la concreción de criterios para determinar lo que son las ‘zonas saturadas’, las condiciones para el mantenimiento de algunas terrazas en bandas de estacionamiento hasta 2023 y la obligación de que los hosteleros retiren las estufas de gas en un periodo de dos años.

Concreción de criterios para determinar ‘zonas saturadas’

Tres serán los criterios para poder hablar de ‘zona saturada’. El primero de ellos, indispensable, es que se produzca una alta ocupación del espacio para instalar la terraza y, además, deberá ir acompañado de alguno de los otros dos requisitos.

Se estimará, que existe alta ocupación cuando en aceras con un ancho inferior o igual a seis metros, el espacio ocupado por terrazas supere el 33% de la superficie disponible para su instalación y cuando el ancho de las aceras exceda los seis metros, así como en plazas y calles peatonales o calles sin salida, las terrazas superen el 40 % de la superficie disponible para este fin. El segundo de los requisitos para determinar una ‘zona saturada’ será el elevado tránsito peatonal, es decir, aquellas aceras por las que caminen más de 33 personas por minuto.

El tercer criterio será el de las afecciones medioambientales. Lo que se traduce en que se considerarán ‘zonas saturadas’ aquellas que tengan terrazas en un radio de 150 metros en torno a residencias de mayores, centros sanitarios con hospitalización o con servicios de urgencias. Asimismo, se tendrá en cuenta la clasificación de áreas acústicas previstas en el anexo I de la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica: áreas de silencio y áreas levemente ruidosas.

Terrazas en bandas de estacionamiento

Las terrazas que a la entrada en vigor de esta ordenanza estén instaladas en bandas de estacionamiento al amparo de la resolución 51, de 14 de mayo de 2020, de la Comisión de Terrazas de Hostelería y Restauración, podrán mantenerse durante los años 2022 y 2023 quedando limitado su funcionamiento hasta las 24:00 horas y deberán delimitar visiblemente su extensión mediante barreras o con reflectores de alta intensidad.

Por el contrario, se retirarán las terrazas ubicadas en bandas de estacionamiento situadas en ‘zonas saturadas’, en zonas de protección acústica especial (ZPAE) y en zonas ambientalmente protegidas cuando ocupen más de un 40% de las bandas existentes en el tramo de calle. En este último supuesto, las autorizaciones serán revisadas y reducidas proporcionalmente a propuesta del distrito hasta el nivel previsto con el fin de que la ocupación no supere el 40 % de ocupación de bandas de estacionamiento.

También se consagran nuevos espacios en los que poder instalar terrazas como son las zonas terrizas o las esquinas solo con mesas y sillas, así como nuevas modalidades como las mesas altas de baja capacidad, nunca adosadas a fachada y alineadas con el mobiliario.

Reducción del horario de las terrazas

Adicionalmente, para garantizar el descanso de los vecinos, el horario máximo de funcionamiento de las terrazas se reduce respecto del actual. Así, en periodo estival, de marzo a octubre y de domingos a jueves será hasta la 01:00 h y los viernes, sábados y vísperas de festivos hasta la 01:30 h. El resto del año, las terrazas deberán cerrar a las 00:00 h y en toda circunstancia tendrán que comenzar el desmontaje del mobiliario antes del máximo permitido.

Las terrazas ubicadas en bandas de estacionamiento deberán cerrar a las 00:00 h todo el año, pero si, además, se encuentran en zonas saturadas, el distrito podría proponer a la Comisión de Terrazas una reducción de su horario a las 23.00 h

Prohibición de las estufas de gas

Por otro lado, el nuevo texto de la ordenanza incluirá también la prohibición de las estufas de gas y de aquellos elementos industriales móviles que emitan gases de efecto invernadero a la atmósfera. Por ello, deberán sustituirlas en un periodo de dos años por otros mecanismos de calefacción acordes con los requisitos técnicos establecidos en la normativa específica y tener la homologación CE de la Unión Europea.

Endurecimiento del régimen sancionador para el infractor

La modificación de la Ordenanza de Terrazas de 2013 agrava también el régimen sancionador para los hosteleros infractores al incorporar normas que faciliten una intervención contundente en el caso de infracciones de las condiciones administrativas y legales de las autorizaciones, incluyendo, incluso, la previsión legal de la revocación de la autorización para casos en los que la reiteración de los incumplimientos resulte significativa. Esto es, la comisión de tres infracciones graves o dos muy graves en dos años comportará la extinción de la autorización de la terraza.

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *