Intervenidos otros 6.420 test de antígenos en Madrid por incumplir la normativa sanitaria

Agentes de la Guardia Civil han intervenido en Madrid un total de 6.420 test de antígenos para la detección del COVID-19, de cuatro marcas diferentes, por no cumplir con la normativa sanitaria vigente y, por tanto, por no ser aptos para su uso. Además, 500 de ellos incumplían también la normativa de etiquetado al tenerlo en un idioma distinto al castellano.

Dicha intervención se ha producido tras las inspecciones habituales que realiza la Guardia Civil en materia fiscal. Los test se encontraron en dos almacenes separados de la zona comercial de los establecimientos en los que se encontraron. Además de estos autotest, durante la inspección se encontraron 321 envases de un producto que supuestamente permitía repeler o bloquear virus y bacterias. Además, el etiquetado incumplía la normativa vigente, ya que carecía de instrucciones en castellano.

Por todo ello, los propietarios de sendos negocios fueron propuestos para sanción administrativa al no tener autorización para la distribución de este tipo de productos. Tanto los test de antígenos como los repelentes de virus y bacterias han sido puestos  a disposición de la autoridad competente.

Casi 500.000 test de antígenos intervenidos en otras dos operaciones

Agentes de la Policía Nacional han intervenido esta semana más de 180.000 test de antígenos de la COVID-19 en varias naves de un polígono industrial Cobo Calleja, de la localidad madrileña de Fuenlabrada, y del municipio de Pinto, muchos de los cuales eran distribuidos en comercios chinos, especialmente del distrito madrileño de Usera.

En menos de 24 horas los investigadores detectaron y bloquearon la distribución de la mercancía, ya que podría tratarse de productos irregulares por no cumplir con las medidas sanitarias establecidas: estaban sin homologación, sin documentación o con albaranes que detallaban otros materiales diferentes a lo encontrado. Se trata de la segunda intervención de estas características tras el decomiso de unos 300.000 test de antígenos el pasado 29 de diciembre, también en Cobo Calleja.

La investigación se inició cuando los agentes tuvieron conocimiento de que se podrían estar distribuyendo test de antígenos de la COVID-19 de origen chino en bazares de compatriotas en Madrid, especialmente en el distrito de Usera, aunque solo se pueden dispensar en farmacias, vendiéndose a precios mucho más bajos.

Dada la gravedad de los hechos por la repercusión que podría tener en la seguridad y salud de los consumidores, los investigadores lograron en apenas 24 horas localizar dicha mercancía en el conocido polígono industrial del municipio de Fuenlabrada y en unos almacenes de Pinto. Ahora los técnicos de la Agencia Española del Medicamento se encargarán de analizar los test intervenidos.

Las primeras investigaciones apuntan a que eran importados de China, vía Austria, hasta estos almacenes en el sur de Madrid, siendo comprados al por mayor por comerciantes chinos. Los vendedores de estos almacenes solo admitían a gente de confianza, normalmente compatriotas chinos, debiéndose concertar cita previa para comprarlos empleando aplicaciones similares a WhatsApp y Bizum para ello.

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *