Detenido el «Pablo Escobar español de la heroína», suministrador de la Cañada Real de Madrid

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Toledo al principal importador de heroína de España, el «Pablo Escobar español de la heroína», y han desarticulado la organización que presuntamente dirigía en una operación en la que han sido intervenidos 55 kilos de esa sustancia, una de las mayores aprehensiones de esta droga los últimos años.

El detenido contaba con su base de operaciones en la provincia de Toledo y hacía «grandes importaciones» de heroína procedente de los Países Bajos para distribuirla en la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Castilla la Mancha y Extremadura. Junto al cabecilla han sido arrestadas otras nueve personas – seis hombres y tres mujeres-, y se han practicado ocho registros en distintas viviendas de Madrid, Toledo y Cáceres, así como en un concesionario de compraventa de vehículos y un taller mecánico, ambos en Cáceres.

El líder del grupo, considerado por los investigadores como «el Pablo Escobar español de la heroína», está estrechamente relacionado con un grupo internacional de narcotráfico dirigido por un ciudadano turco conocido como “El Paralítico”.

Las primeras pesquisas tuvieron lugar el pasado marzo cuando los agentes detectaron que el principal investigado había contactado con conocidos traficantes de heroína, entre ellos el líder de un clan famoso en la venta de esta droga en la Cañada Real (Madrid). Tras meses de investigaciones los agentes descubrieron que este entramado criminal contaba con la mayor parte de su infraestructura en la provincia de Toledo.

La organización tenía diversas fincas y viviendas en varias localidades de esta provincia, fundamentalmente en el ámbito rural, que utilizaban para ocultar los cargamentos de droga. Tras adulterarla (para incrementar el volumen de droga y obtener mayores ganancias) procedían a su distribución a diversos clanes y grupos criminales de Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Entre los directos colaboradores del cabecilla se identificó a su lugarteniente asentado en Toledo; al hombre que actuaba como caletero para la ocultación y custodia de las partidas de heroína en su vivienda, también en Toledo; así como a otro varón asentado en Madrid que ejercía las funciones de distribuidor para la recepción y entrega de la droga.

Como medida de seguridad, el responsable de la organización adquiría de forma habitual varios terminales telefónicos para repartirlos entre los integrantes de su organización. Asimismo, se supo que contaba con el apoyo de un matrimonio que lideraba un clan para la distribución de la sustancia estupefaciente, principalmente en la Cañada Real (Madrid).

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *