La Comunidad invita a descubrir las once Villas de Madrid, localidades únicas reconocidas por la riqueza de su patrimonio

La Comunidad de Madrid propone para este verano visitar las Villas de Madrid, destinos singulares y únicos de la región en once localidades reconocidas por la riqueza de su patrimonio cultural y por sus recursos gastronómicos, enoturísticos o naturales. Villas de Madrid es el nombre del programa promovido por el Gobierno regional que tiene como objetivo promocionar los recursos que ofrecen municipios de menos de 20.000 habitantes.

Se pretende con ello diversificar el flujo de turistas hacia áreas menos visitadas de la Comunidad, dando visibilidad a localidades que tienen menos oportunidad de dar a conocer sus recursos culturales o naturales. De este modo, con Villas de Madrid, la Comunidad pretende aumentar el potencial turístico de la región y atraer a los visitantes.

Para formar parte de este programa, los municipios deben contar con una política de turismo local o comarcal, de forma que hayan desarrollado un plan de dinamización turística y contar con equipamiento de alojamiento y hostelería, así como pertenecer al SICTED (Sistema Integral de Calidad Turística Española en Destinos) o a otro sistema de estas características.

Las Villas de Madrid son un conjunto de destinos que han conseguido conservar su autenticidad rural y, además, cuentan con la suficiente infraestructura turística para conseguir la calidad y satisfacción en su visita. El programa reúne 11 localidades madrileñas: Manzanares El Real, Patones, San Martín de Valdeiglesias, Torrelaguna, Villarejo de Salvanés, Buitrago del Lozoya, Chinchón, Colmenar de Oreja, Navalcarnero, Nuevo Baztán y Rascafría.

En Manzanares El Real se puede descubrir el castillo mejor conservado de la Comunidad Madrid, además de disfrutar de sus bosques, embalse y una montaña ‘mágica’, La Pedriza, que forma parte del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y es una de las joyas naturales de nuestra Comunidad.

Rascafría está sumergida en lo más hermoso del Valle del Lozoya, a los pies de la Sierra de Guadarrama y junto a las cumbres y lagos de Peñalara. Toda esta belleza llevó a Enrique II a fundar en el siglo XIV el monasterio de Santa María del Paular, una joya del arte monacal que cuenta con una rica colección de pinturas de Vicente Carducho.

Si hay una localidad que por su ubicación, patrimonio cultural y paisajístico merece la pena visitar en la Comunidad de Madrid, es Rascafría. Una localidad que es la puerta de entrada al Valle del Lozoya, al pie de la Sierra de Guadarrama. Esta semana, te proponemos esta sencilla ruta urbana, siguiendo el cauce del rio Artiñuelo, que atravesando la villa, con poca dificultad, te hará disfrutar de la naturaleza y el patrimonio.

Esta ruta que sigue el curso del río en su paso por el municipio, nos llevará a recorrer algunos de los puntos de interés más desconocidos y por otro lado muy significativos de Rascafría. La ruta es muy recomendable para ir con niños, ya que a lo largo del paseo tenemos varias zonas recreativas y parques.

Comenzamos nuestra ruta en el centro del municipio, concretamente en su Ayuntamiento, de estilo neomudéjar, revestido de ladrillo visto muy característico, que fue antigua escuela de la villa. A continuación, encontraremos el Puente de Manola, con una escultura representativa de las mujeres en una época pasada cuando bajaban al arroyo a lavar la ropa, con forma de plaza sobre el río, en el que el sonido del agua y las aves, nos deleitan, a su paso.

Seguimos nuestro paseo tranquilo, atravesando el puente más antiguo del municipio, el llamado de Pericotón, que apenas veremos debido a la abundante vegetación que lo adorna a su alrededor. La ribera del río nos conduce a otro punto de interés en la ruta, la pasarela de la Avenida del Paular, desde la que podemos ver el arroyo y su recogida de aguas, hacia la acequia que abastece de riego a las huertas colindantes.

El curso del río nos lleva al conocido Pilón, construido con granito y un solo caño, que servía de abrevadero para el ganado en tiempos. El Parque del Río, a continuación, con la escultura que homenajea al hombre del campo, viendo el tiempo pasar. Remontaremos el cauce del río por cualquiera de los pasos que nos encontramos, y por la calle de la Fuente terminamos el recorrido en la Plaza de España, justo donde comenzamos nuestro recorrido.

Patones invita a disfrutar de su paisaje y de su insólita arquitectura de pizarra, ya que sus calles son un auténtico museo al aire libre. Los dos Patones, el de Arriba y el de Abajo, tienen su propia historia, marcada por lo singular de su paisaje y el carácter acogedor de sus gentes.

Es un placer pasear por las pintorescas calles de uno de los pueblos con más encanto de la región disfrutando de la tradicional arquitectura negra de la sierra norte, sus rincones y paisajes de enorme belleza. Visitar los yacimientos arqueológicos, realizar una de las rutas y visitas guiada, o tras un día de espeleología o escalada, degustar una buena comida típica castellana. Más información en https://www.patones.net/

Torrelaguna cuenta con un cuidado casco histórico, en el que destaca la Iglesia de Santa María Magdalena, ejemplo de la arquitectura gótica madrileña, el Pósito, el antiguo Hospital de la Santísima Trinidad y el Convento de Franciscanos de la Madre de Dios.

Aquí nacieron el Cardenal Cisneros, Santa María de la Cabeza y vivió San Isidro Labrador, y su casco histórico está a la altura de tan ilustres personajes. El Cardenal Cisneros no reparó en gastos para engrandecer la Villa.

Destaca la iglesia de Santa María Magdalena, ejemplo de la arquitectura gótica madrileña, el Pósito, el Hospital de San Bartolomé y el Convento de Franciscanos de la Madre de Dios. El Corpus Christi ha recuperado la importancia de hace tiempo y los vecinos decoran con flores y altares los barrios y calles para el paso del Santísimo.

torrelaguna-nov-2018-art

Aquí Cary Grant vivió su Orgullo y Pasión con Sofía Loren, y Frank Sinatra fue testigo de ello, porque Torrelaguna ha sido y es escenario de múltiples películas. Tras un buen cocido en puchero de barro, se puede pasear por el entorno natural del Valle Medio del Jarama: un paisaje con un rico patrimonio hidráulico por haber sido la primera sede del Canal de Isabel II.

Más información: Torrelaguna 

Visitar Buitrago del Lozoya es un viaje al medievo en la apacible belleza del valle del Lozoya, con el río discurriendo a los pies de su recinto amurallado. Y una sorpresa: el Museo Picasso-Colección Eugenio Arias de la Comunidad de Madrid, con más de 60 obras que el genial artista legó a su peluquero.

En el Valle Medio del Lozoya, se alza Buitrago sobre un promontorio circundado por el río Lozoya del que toma parte de su nombre, barrera natural para una población que se sitúa a los pies del puerto de Somosierra y a unos 75 km al norte de la ciudad de Madrid.

Destaca por la muralla medieval tan musulmana como castellana y cristiana, que rodea su casco histórico y es a su vez rodeada por el río Lozoya. Su Castillo o Alcázar junto a la Iglesia de Santa María del Castillo, la Torre del Reloj y la muralla confieren un aire medieval a este municipio, que presume de una agenda cultural tan activa que tiene propuestas para las cuatro estaciones.

Buitrago del Lozoya es uno de los municipios más pintorescos de la Comunidad de Madrid. Por su recinto amurallado, bien conservado y rodeado por el río del que toma su nombre, ha sido la elegida por la Guía Repsol para representar a la región en un concurso convocado por la Guía Repsol en el que compiten 17 municipios turísticos (uno por cada comunidad autónoma) por alzarse con el título de Mejor Rincón 2015.

Esta villa fue declarada en 1993 Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural, gracias a su espectacular recinto amurallado de origen árabe, el mejor conservado de la Comunidad de Madrid.

Desde la Edad Media, Buitrago ha tenido gran importancia estratégica como nudo de comunicaciones, por lo que sus población ha ido siempre en aumento pero también, como consecuencia de su localización, ha sufrido diversos enfrentamientos en su territorio, como el paso de las tropas napoleónicas en 1808 que provocó un colapso poblacional y económico del que Buitrago tardó muchas décadas en recuperarse o la Guerra Civil Española, con la localización del frente de Somosierra a apenas un par de kilómetros del municipio.

En definitiva, la privilegiada situación geográfica de Buitrago del Lozoya, situado en el camino que comunica las dos mesetas, es el principal motivo que nos invita a creer en su poblamiento ya desde tiempos prehistóricos. Las primeras referencias históricas fiables de Buitrago se remontan a finales del siglo XI, cuando la comarca fue reconquistada por las tropas del rey castellano Alfonso VI que ordenó su repoblación.

Un paseo por el casco histórico

Comienza el paseo en la plaza de la Constitución, conocida popularmente como plaza de la Bellota, caminamos hacia el puente del Arrabal o puente Viejo (siglo XIV-XV) que permite disfrutar de una bella panorámica del lado oeste del recinto amurallado.

Seguiremos nuestro camino por el arco del Piloncillo y continuamos callejeando hasta llegar al Jardín Medieval, desde el cual podemos acceder al adarve de la muralla. De nuevo, las vistas sorprenden: contemplamos desde aquí los Canchos, paraje situado al otro lado del río Lozoya, que nos acompaña en su curso, protegiendo la villa, hasta llegar a la plaza del Castillo.

El Castillo de Buitrago de Lozoya residencia del Marqués de Santillana y su familia, se alza ahora frente a nosotros (ilustres invitados del castillo fueron Juana la Beltraneja o reyes como Juan II y Felipe III). Desde este lugar se contempla la Coracha, apéndice de la muralla que se adentra en el río para fortificar la villa en un punto particularmente vulnerable.

El castillo o alcázar está ligado a la familia Mendoza, de la que pasó a depender la villa en el siglo XIV. La construcción que ha llegado hasta nuestros días data de ese siglo o del siguiente, cuando se convirtió en residencia del Marqués de Santillana y su familia, futuros duques del Infantado. En él residieron la reina Juana de Portugal y su hija Juana la Beltraneja, que aspiraba al trono de Castilla-León (sobre el que por cierto versan las visitas teatralizadas). Además ha acogido a reyes invitados por los Mendoza, como Juan II o Felipe III.

Adosado al extremo sureste de la muralla de la villa, su construcción en ladrillo y mampostería es propia de la arquitectura mudéjar. Tiene forma casi cuadrada y estaba fortificado por siete torres, cada una de ellas con una estructura diferente, siendo una de ellas de planta pentagonal.Desde el Castillo se podía pasar por un puente que atravesaba las aguas del Lozoya a la finca del Bosque, donde el duque del Infantado levantó a finales del siglo XVI un conjunto palaciego llamado la Casa del Bosque.

Sufrió un deterioro considerable durante los siglos XIX y XX, por lo que apenas queda nada de su interior y el espacio se aprovecha para la organización de diferentes eventos culturales, especialmente durante el verano cuando acoge el Festival Marqués de Santillana de música antigua y música clásica.

Es posible ver la exposición ‘Dos Milenios de Artillería y la Guerra en la Edad Media’, que muestra una colección de máquinas de asedio y armas medievales y su evolución a lo largo de 2.000 años de historia. Está situada en el adarve sur y zona de torres de la muralla de Buitrago del Lozoya (Dirección: Plaza de los Caídos; Horario: De martes a domingo de 11:30h a 13:45h y de 16:30h a 17:45h).

Seguiremos nuestra ruta hasta la Iglesia de Santa María del Castillo conocida como la «iglesia de las tres culturas». Durante la segunda quincena de julio se puede disfrutar del Festival de Música Antigua Marqués de Santillana en la iglesia y en el patio de armas del Castillo.

Iglesia gótica con elementos mudéjares, construida en el siglo XIV y situada en el interior del recinto amurallado. De su espléndida restauración, destacan su artesonado mudejar y la colección de iconos ortodoxos. Además de Santa María, hubo en Buitrago del Lozoya otras cuatro iglesias y una ermita: San Antolín, San Juan, San Salvador, San Miguel y la Ermita de la Trinidad, actualmente todas desaparecidas. Además, en la época medieval convivieron en el pueblo tres culturas: judíos, musulmanes y cristianos.

De estilo gótico, se terminó de construir a principios del siglo XIV, posiblemente sobre una antigua mezquita. En 1936 arrasó todo el conjunto un terrible incendio, que derrumbó la techumbre gótica del templo y no dejó en pie más que los muros.

En 1980 comienza un largo y cuidadoso proceso de recuperación de más de veinte años cuyo resultado es el conjunto que podemos contemplar hoy en día. Sobre el altar mayor se encuentra uno de los pocos restos originales: un artesonado mudéjar, original del siglo XV, procedente del desaparecido Hospital de San Salvador. Este artesonado sirvió como inspiración para la remodelación del conjunto parroquial, que fue llevado a cabo por aprendices de la escuela de artes y oficios San Francisco de Asís.

Santa María del Castillo cuenta con dos capillas, también restauradas al estilo mudéjar, la entrada principal de la iglesia se ornamenta con una interesante decoración isabelina del siglo XVI y la torre tiene elementos muéjares enmarcando sus veinte vanos, cinco en cada cara.

Sin embargo, lo más interesante del edificio es que aúna elementos del judaísmo, del islam y del cristianismo, tanto de la fe católica como de la ortodoxa. Así, entre los elementos religiosos que alberga el recinto, destacan la menora o candelabro de siete brazos judío, el elaborado artesonado es de estilo mudéjar y, por último pero no menos, más de 20 frescos e iconos ortodoxos, elaborados por la artista búlgara Sivia Borissova Nicolova, residente en el vecino pueblo de la Cabrera.

Podremos acceder a la Torre del Reloj y al extremo sur del recinto, el más alto, que guarda en su interior un tramo de la muralla antigua del siglo XI. En este lugar se ubica una exposición de armas de asedio. En la plaza de Picasso, podremos disfrutar del Ayuntamiento, que en su interior conserva la Cruz Procesional y tiene sede el Museo Picasso, con la colección de Eugenio Arias, barbero y amigo del genial artista.

Nuevo Baztán es un ejemplo único de villa de la Ilustración, una localidad de nueva planta, con un monumental palacio-iglesia barroco unido a un singular casco histórico. Un impresionante conjunto arquitectónico diseñado por Churriguera, nacido del sueño y ambición del ilustrado Juan de Goyeneche.

Una mañana, allá por 1700, Juan de Goyeneche y Gastón, un político navarro afincado en Madrid, tuvo claro que aquí iba a fundar una fábrica de vidrio y una población para sus artesanos. Y así lo hizo. Nuevo Baztán es un ejemplo único de villa de la Ilustración. Una población de nueva planta, con un monumental palacio-iglesia barroco y su singular casco histórico. Un impresionante conjunto arquitectónico diseñado por Churriguera. Todo nacido del sueño y ambición de un hombre ilustrado que quería cambiar España. Conoce su fascinante obra en el interesante Centro de Interpretación.

Nuevo Baztán es un rinconcito de Navarra en nuestra Comunidad por los orígenes de su fundador y por ello tiene su propia Javierada, versión madrileña de la tradicional marcha al castillo que se celebra en toda Navarra el segundo fin de semana de marzo. Aquí también tienen sus propios vinos, que han recibido varios galardones, con los que acompañar las especialidades en asados de su rica oferta gastronómica.

Más información: Nuevo Baztán

Chinchón, con su Plaza Mayor, es todo un ejemplo de arquitectura popular castellana en el que el tiempo parece haberse detenido. La villa ofrece una de las mejores ofertas gastronómicas y hoteleras de la Comunidad, donde descansar y reponer fuerzas tras perderse por sus calles llenas de historia.

Incluida por su belleza, singularidad y el valor reconocido de su Patrimonio Cultural en el programa de ‘Villas de Madrid’, Chinchón conserva su encanto como un tesoro para deleite no solo de sus habitantes, si no de todos aquellos que se acercan a ver de cerca esta ciudad.

Tan solo con pasear por sus calles, ya nos permite hacernos una idea de la belleza de este rincón de la región, gracias a sus construcciones, su paisaje y el maravilloso colorido que complementa la estampa. Su casco urbano fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1974, y es en la mencionada Plaza Mayor, escenario de hechos históricos como la aclamación de Felipe V, e improvisado plató cinematográfico en innumerables ocasiones, donde parece que el tiempo se detiene.

Aprovecha tu visita para ver, entre otros puntos de interés, el Monasterio de los Agustinos-Parador de Turismo, el Castillo de los Condes, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que alberga un lienzo de Goya, la Casa de la Cadena que fue hospedaje del Rey Felipe V, el Centro de Interpretación o la Torre del Reloj.

Pero si lo tuyo es la naturaleza, los alrededores de Chinchón destacan por sus humedales como las lagunas de San Juan, Casasola y San Galindo, o el espacio del Pingarrón que está incluido en el Parque Regional del Sureste.

Te recomendamos que disfrutes de los espacios naturales que existen en las áreas naturales próximas a Chinchón. Por ejemplo, puedes visitar la de Valdezarza, un área recreativa rodeada de un bello bosque mediterráneo en la que se conservan el abrevadero y una fuente tradicionales, o las lagunas de San Juan, Casasola y San Galindo. La laguna de San Juan es el humedal más importante y característico del término de Chinchón y una de las mayores reservas de aves de la Comunidad de Madrid.

Asimismo, puedes acercarte a la única zona de Chinchón incluida en los límites del Parque Regional del Sureste: el Pingarrón, un espacio situado en el curso bajo del Jarama y el Manzanares. ¡Todo un paraíso para los amantes de la naturaleza!

En los aledaños de Chinchón también puedes ir a ver el Castillo de Casasola, a unos 6,8 km en dirección Titulcia. El Castillo es como un “nido de águilas” que tiene una posición dominante sobre el valle del Tajuña y unas maravillosas vistas, aunque actualmente no se puede visitar su interior.

Un poco de gastronomía…

Es hora de buscar un restaurante y disfrutar de una comida típicamente castellana: el cordero, el cochinillo o el cabrito asados en horno de leña, ocupan un lugar privilegiado en la mayoría de sus restaurantes, pero no se pueden olvidar guisos tradicionales como la sopa de ajo, el cocido, el potaje de vigilia y la pepitoria. Estos productos castizos harán las delicias de quienes buscan una gastronomía atemporal.

Mención especial merecen los ajos, de sabor muy especial, y los productos de la huerta: habas, guisantes, alcachofas, acelgas, judías chinchoneras. No olvides el queso de oveja. Buen momento para disfrutar de las virtudes gastronómicas de la villa es el mes de noviembre, en el que se celebra la Ruta de la Tapa. Y, como recomendación, no te pierdas el aceite y los vinos, éstos últimos elaborados con uva garnacha e incluidos dentro de la Denominación de Origen Vinos de Madrid.

Pero si hay un producto que ha proporcionado fama singular a Chinchón, ese es el anís. Se trata de una tradición antigua, ya en el siglo XVIII eran bien conocidas las virtudes de este licor, al que el grano de anís matalahúga le confiere su sabor característico. Se elaboran cuatro tipos: dulce, de 35º; seco, de entre 40º y 50º; extra seco, de entre 50 y 55º, y seco especial, de 74º. Todos ellos están avalados por la Denominación Geográfica de Chinchón, única en España. ¡Pero cuidado, es tan delicioso como embriagador!

Tras los postres, pide “una copa de Chinchón”. Solo o, si es muy seco, que te lo sirvan en un vaso con mucho hielo para rebajarlo un poquito. Estarás disfrutando uno de los refrescos más populares a comienzos del siglo XX: una “Pajarita”.

Villarejo de Salvanés fue capital de la Encomienda Mayor de Castilla. Desde su altura se puede disfrutar de unas espectaculares vistas sobre la Alcarria Madrileña: un paisaje de olivos y encinares bañados por los arroyos del Tajo y el Tajuña. También acoge un Museo del Cine que alberga una sorprendente colección de maquinaria y objetos relacionados con el séptimo arte.

Contemplando la impresionante figura de la Torre del Homenaje, podemos imaginarnos cuán grandioso debió de ser el castillo de Villarejo de Salvanés. Construido a partir de una antigua atalaya musulmana, tuvo la misión de servir de defensa ante los ataques árabes y, con este cometido, fue la pieza básica de control militar de la Orden de Santiago.

villarejo-salvanes-nov-2018-art

En Villarejo instaló su residencia el comendador de esta Orden. Puedes conocer la importancia de su historia en la Casa de la Tercia y en el interesante Centro de Interpretación que se halla en el interior de la Torre del Homenaje. Desde su alto podrás contemplar las espectaculares vistas sobre la Alcarria Madrileña: un paisaje de olivos y encinares bañados por los arroyos del Tajo. Existe también en Villarejo una sorprendente colección de maquinaria y objetos relacionados con el cine.

Sus fiestas patronales son en octubre, pero en los últimos años Villarejo ha cobrado fama por su divertida fiesta de Halloween y Todos los Santos, en la que todo el pueblo se tematiza para la ocasión, incluso con un «pasaje del terror». Por lo que a gastronomía se refiere, Villarejo se ha especializado en una tradición muy nuestra: «el tapeo». Porque los grandes paladares demandan pequeños placeres.

Más información: Villarejo de Salvanés

Colmenar de Oreja es otro bonito ejemplo de arquitectura popular. El Museo de Ulpiano Checa es el museo de este municipio, pequeño en superficie pero no en riqueza. Su Plaza Mayor es otro bonito ejemplo de arquitectura popular, donde podrás degustar una copa del buen vino de la Denominación de Origen Madrid, tras haber visitado sus bodegas centenarias.

Te recomendamos disfrutar de los caldos en su Feria del Vino que se celebra en mayo, un mes magnífico para recorrer la Vía Verde del Tajuña de CiclaMadrid, habilitada para pasear en plena naturaleza con la familia. Y también en mayo se celebran sus pintorescas corridas de toros en la Plaza Mayor.

Para reponer fuerzas, «las pozas», bocadillo de pan candeal en el que la miga es sustituida por un picadillo de cebolla, tomate y escabeche, o, unas «patatas chulas», confitadas en aceite de oliva y aliñadas con ajo, perejil y un poco de vinagre. Esto y buen vino, y no hay nada más que decir.

Más información: Colmenar de Oreja

Navalcarnero se encuentra en pleno corazón vinícola de Madrid, con un paisaje de cerros y lomas cubiertos de viñas, bañados por los ríos Guadarrama y Alberche. Su Plaza de Segovia es otro de esos lugares de Madrid que no te esperas, por antigua y apacible, y por ser ideal para disfrutar del buen vino de Navalcarnero, D.O. de Madrid.

El vino es aquí tan importante que tiene hasta su propio museo, su festival de Jazz y su Ruta de catas. Aquí se casó Felipe IV con Dª Mariana de Austria y para recordar tan ilustre acontecimiento se celebra el Real Mercado del Siglo de Oro, coincidiendo con las fiestas patronales, a finales de agosto.

Una ocasión perfecta para degustar platos como la «olla del segador», variante del célebre cocido madrileño, junto con una copa de buen vino. Sus cuevas, sus casas típicas, sus callejuelas medievales, sus plazas, sus edificios con trampantojos y su entorno natural, son un paraíso de descanso y relax.

Más información: Navalcarnero 

Por último, San Martín de Valdeiglesias es un verdadero pulmón enológico situado en la Sierra Oeste de Madrid. Los vinos de San Martín de Valdeiglesias tienen su propia subdenominación dentro de la D.O. de Vinos de Madrid, por la gran calidad de sus caldos de cepas de uva garnacha (tinta) y albillo real (blanca).

valdeiglesias-castillo-coracera-hf-nov-2018-art

Si eres un aficionado al enoturismo, tienes que venir aquí y disfrutar también de su paisaje y su patrimonio. Desde la Torre del Homenaje del histórico castillo de la Coracera contemplarás los picos de la Sierra de Gredos y los mantos de bosques que cubren la Sierra Oeste de Madrid.

Pero aún hay más: los embalses de San Juan y de las Picadas son nuestros mares particulares donde disfrutar en las jornadas de verano. Sobre todo a principios de septiembre, cuando se celebran las fiestas patronales con una gran tradición taurina de corridas y becerradas.

Más información: San Martin de Valdeiglesias 

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *