Más de 150 policías y voluntarios con drones controlarán este domingo la reapertura de El Rastro

Puedes seguir todas las noticias de actualidad que publicamos desde Gacetín Madrid a través de nuestro canal en Telegram >> enlace

El tradicional mercado de El Rastro, en pleno centro de la ciudad de Madrid, reabre este domingo sus puertas tras permanecer 8 meses cerrado con un constante tira y afloja entre los comerciantes y el Ayuntamiento.

Tras intensas negociaciones, en las que no han faltado numerosos reproches y acusaciones por ambas partes, finalmente se ha llegado a un acuerdo. El Rastro reabrirá este domingo, 22 de noviembre, con 500 puestos, que alcanza el 50% de los autorizados en la situación anterior al COVID-19 (996 totales).

Para reforzar la seguridad y la capacidad de respuesta ante cualquier imprevisto, en las inmediaciones se instalará, además, un Centro de Coordinación Operativo (CECOR) y se reforzará la vigilancia con drones para velar por el buen desarrollo del mercadillo.

Desde el Ayuntamiento de Madrid se espera “la llegada ordenada y responsable de la ciudadanía madrileña. Con su presencia en el Rastro facilitan la reactivación del sector hostelero e, indirectamente, de la economía del distrito y de Madrid”, afirma José Fernández, concejal del distrito de Centro.

Los vendedores se dividirán en dos grupos de 500 que se irán alternando los domingos. De igual forma, se establecen otros dos turnos para los días festivos. Los puestos estarán repartidos en las siguientes calles: plaza de Cascorro, 81 puestos; calle Ribera de Curtidores, 190 puestos; plaza del General Vara del Rey, 82 puestos; plaza Campillo del Mundo Nuevo, 120 puestos; calle Carlos Arniches, entre las calles Mira el Rio Alta y Carnero, 16 puestos; y Mira el Río Baja, entre las calles Mira el Rio Alta y Carnero, 11 puestos.

La localización de los 500 puestos se realizará siempre en calzada, dejando libres las aceras para el tránsito de personas, y muy especialmente de los residentes, de modo que existe una separación física entre estos y los visitantes y titulares de puestos del Rastro, tratando de establecer una separación entre ambas corrientes.

Todos los puestos serán de 2 módulos, es decir 2 metros de ocupación total. El fondo de cada puesto será de 1 metro de superficie de ocupación máxima. El ancho de zona de espera, entre el puesto y la circulación de las personas que acudan al mercadillo será de 1,5 m. este espacio permite establecer la distancia de seguridad sanitaria entre las personas en espera en puestos y las que transitan por el recinto.

Los turnos rotatorios tendrán en cuenta los días de celebración que sean festivos, diferentes a los domingos. Se establecerán dos listados que se alternen sucesivamente al 50% cada uno. De esta forma se permitiría que en domingos alternos se sitúen el 50% de los puestos y en festivos alternos se sitúen también de forma rotatoria en turnos de 50%.

En cuanto a los aforos, de conformidad con el informe de 1 de octubre de 2020 de la UID Centro Sur de la Policía Municipal, estarán determinados para cada una de las zonas de El Rastro, sumando en total 2.702 personas como máximo. Además, la zona estará balizada con cintas y vallas para permitir el tránsito de residentes.

En caso de picos con afluencia masiva de clientes, se impedirá la entrada al recinto y estos deberán esperar fuera, de forma organizada y guardando rigurosamente la distancia de seguridad. Si una persona manifiesta síntomas compatibles con el COVID-19, deberá abandonar de inmediato el lugar y seguir las indicaciones del personal sanitario.

Un total de 150 agentes de la Policía Municipal velará por el cumplimiento de ese aforo y el buen desarrollo del mercadillo, apoyados por voluntarios de SAMUR-Protección Civil, que se encargarán del control de accesos.

Geolocalización de los puestos

Una de las novedades de esta reapertura es la posibilidad de conocer la ubicación exacta de los puestos a través de un sistema de geolocalización pionero. El Ayuntamiento ha diseñado una herramienta viva en la que cada día de apertura se podrá visualizar la huella del Rastro COVID. En ella se indica la situación anterior de los puestos y tiendas y la actual, lo que servirá tanto a vendedores como a visitantes para conocer las ubicaciones y el tipo de artículos que vende cada uno, según la información de que dispone el Consistorio.

Además, el sistema de geolocalización evitará la colocación de puestos ilegales en la huella del Rastro, una de las grandes preocupaciones de los comerciantes. Esta herramienta, que se usa por primera vez en el Rastro, estará disponible en la web del Ayuntamiento y se mantendrá cuando el Rastro vuelva a su huella original.

Con la vuelta del Rastro, Madrid recupera, en palabras de José Fernández, “un trocito de su historia, de su tradición dominical, un pedazo en el corazón de todos los madrileños. Que este paso sea poco a poco una vuelta a la normalidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *