Huelga en Renfe este viernes: 271 AVE y MD cancelados y servicios mínimos del 50% en Cercanías

Durante los meses de septiembre y octubre, el sindicato CGT ha venido desarrollando una campaña de actuaciones descentralizadas en clave movilizadora a lo largo y ancho de la geografía española consistente en concentraciones, ruedas de prensa, reparto de octavillas, asambleas y un largo etcétera, que culminaron con una concentración-protesta el pasado 17 de octubre frente al Ministerio de Fomento.

Ahora, CGT ha convocado en las dos principales empresas públicas del Sector Ferroviario, RENFE y ADIF una jornada de huelga 23 horas este viernes 20 de diciembre, el fin de semana antes de la Navidad y plena operación salida.

Esta huelga se une a los paros parciales convocados para el pasado jueves, 5 de diciembre, justo en la operación salida del Puente de Diciembre.

Según la Resolución del Ministerio de Fomento, los servicios mínimos esenciales se establecen en trenes de Cercanías en función de los diferentes núcleos, líneas y franjas horarias: 75% en horario punta y del 50% del servicio habitual en el resto del día en Cercanías Madrid (66% y 48%, respectivamente, en el resto de núcleos).

En trenes de Media Distancia se establece unos servicios del 63% de media, y en los de Alta Velocidad y Larga Distancia, del 90%. Con respecto a los trenes de Mercancías, se establece un porcentaje del 20% respecto al servicio habitual.

En total, Renfe ha suprimido la circulación de 39 trenes AVE y Larga Distancia de los 400 previstos, lo que afectará a unos 12.000 psajeros; de 232 trenes de Media Distancia de los 634 previstos, afectando a más de 16.000 usuarios; y de 250 trenes de mercancías de los 313 previstos.

Según denuncian desde este sindicato a través de un comunicado, «las políticas del actual ministerio de Fomento siguen en la línea de la privatización y externalización, manteniendo a través de los Presupuestos Generales del Estado las empresas de esos amiguetes que luego y una vez abandonada la vida política les ofrecerán un puesto de asesor bien remunerado».

«Políticas que van en contra de los intereses de la mayoría y que están consiguiendo la degradación del ferrocarril en España alcance unas cotas jamás vistas, que están afectando día a día la calidad y la seguridad de los usuarios del tren», exponen.

Por su lado, «la situación en Adif, reconocida por todas las partes, es sencillamente catastrófica y a punto del colapso, motivado por una desastrosa gestión de lo srecursos humanos en donde la insuficiencia de ingresos y la salida de plantilla debido a las merecidas jubilaciones que se contabilizan por centenares, ofrecen un panorama desolador, en cuanto al cumplimiento de las obligaciones encomendadas por el ministerio».

«La actual Dirección, para paliar el desastre, ahonda en la privatización de todas las terminales de Servicios Logísticos (SS.LL.) y la externalización de todas las labores de mantenimiento (en contra de los acuerdos tomados con el Comité General de Empresa)», denuncian desde CGT.

«Nos encontramos -añaden en su comunicado- con servicios como los Puestos de Mando, en los que la saturación de las cargas de trabajo es desmedida y está sobrecargando a personas que ya de forma habitual poseen un grado de estrés elevado. Y como guinda, la proclamación por parte del ministerio y de la Dirección de estaciones estratégicas a las que se dedicarán recursos, quedando el resto abandonadas y produciéndose el cierre paulatino por abandono de las mismas. La muerte del ferrocarril que dé cobertura a las necesidades de la población es más que oficial».

«Finalmente, la situación en el Grupo Renfe en cuanto a falta de personal es un calco de la de Adif. La paulatina pérdida de trabajadores en el Grupo Renfe motivada por la constante salida de personas mediante jubilaciones y bajas efectuadas a expensas del Plan de Empleo y sumado a una plantilla envejecida, está teniendo como consecuencia, la pérdida de calidad en el servicio que ya es técnicamente insostenible e insoportable. Si a esto le sumamos que las tasas de reposición son totalmente insuficientes, el resultado es una calidad en la prestación de servicio muy por debajo de la necesaria para la ciudadanía y con unos parámetros de seguridad que resultan preocupantes».

«Nos movilizamos el próximo día 5 y lo seguiremos haciendo hasta que la viabilidad de las empresas sea un hecho, hasta que la seguridad en el transporte esté garantizada totalmente y hasta que se cumplan con los compromisos que la sociedad española nos demanda a través del pago del billete y los impuestos», concluye el sindicato en su comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *