El Ayuntamiento de Madrid dotará a sus policías de porras extensibles, tablets y trajes de gala

Esta medida se une a otras como la de que los agentes de la Policía Municipal recibirán dispositivos eléctricos defensivos de control, conocidos como «pistolas táser».

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado que se van a iniciar los trámites para dotar a los 85 nuevos agentes de la Policía Municipal recientemente incorporados de porras extensibles para que «puedan hacer su trabajo y estén en condiciones de garantizar la convivencia en la ciudad y el cumplimiento de sus ordenanzas».

Almeida ha incidido en que no cree que sea algo polémico, ante las críticas de parte de la oposición, y ha asegurado que «tenemos una extraordinaria Policía Municipal que sabe ejercer muy bien sus funciones».

La portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, ha criticado la medida por ser algo «peligroso» y ha expuesto que estas porras extensibles «provocan importantes problemas de salud, incluso un elevado número de muertes en otras ciudades de Europa y de Estados Unidos».

Sin embargo, en ciudades españolas como Barcelona se usan con frecuencia. Es más, la actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de En Comú Podem, compró un total de 450 porras extensibles para sus agentes de la Guàrdia Urbana.

Además, el alcalde de la capital ha insistido en que el uso de estas porras extensibles no es una novedad, ya que agentes de paisano o en moto, por ejemplo, ya las utilizan para facilitar sus movimientos y por comodidad, o simplemente porque por su labor no pueden (o no deben) llevar la tradicional porra larga rígida.

Este tipo de porras ya se usaban durante el gobierno de Ana Botella (PP), entre el 2011 y el 2015, que adquirió hasta 800 unidades. Sin embargo, durante el gobierno de Manuela Carmena, entre el 2015 y el 2019, dejaron de comprarse, algo que Almeida quiere retomar.

Trajes de gala

Almeida también ha anunciado la adquisición de 5.000 trajes de gala para los actos oficiales destinados a agentes de la escala técnica y parte de la ejecutiva (hasta ahora reservado solo para mandos, a partir del puesto de sargento y suboficiales de la ejecutiva), algo muy demandado por policías y sindicatos.

Dado que cada traje cuesta alrededor de 250 euros, se invertirá algo más de 1 millón de euros. A los hombres se les dará con pantalón y a las mujeres tanto con pantalón como con falda.

La compra de estos trajes de gala ya fue aprobada bajo el gobierno municipal de Manuela Carmena, pero por razones presupuestarias finalmente no se materializó.

Multas «digitales» y pistolas táser

Esta medida se une a las anunciadas por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, hace apenas unas semanas de que los agentes de la Policía Municipal recibirán ‘tablets’ (una por cada coche patrulla) para que puedan redactar de forma digital las multas, acabando así con las de papel, y llevar a cabo la mayoría de las gestiones; y de que se les dotará de dispositivos eléctricos defensivos de control, conocidos como táser.

Por su parte, la portavoz y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, manifestó que se ha optado por estos sistemas para que “en casos en los que hay que hacer un uso proporcional y garantista de la legítima fuerza que tiene la policía, se haga con el menor daño posible”.

Estos sistemas de defensa proporcionan una alternativa moderada en situaciones en las que se deba hacer uso de la fuerza sin emplear armas de fuego. Los dispositivos son incapacitantes y emplean alto voltaje y baja intensidad, lo que provoca que los músculos de quien recibe la descarga se contraigan involuntariamente mediante parálisis temporal.

La previsión del Ayuntamiento es adquirir, lo antes posible, más de 200 dispositivos, para repartirlos entre las 22 unidades de Policía Municipal de distrito, con una inversión total de aproximadamente 500.000 euros. Para su uso, los agentes serán instruidos y deberán superar una capacitación específica. Además, los coches policiales portarán una cámara que permita registrar en vídeo cualquier intervención en la que se emplee este equipo eléctrico.

¿Qué son las armas táser?

Un arma de electrochoque es un arma diseñada para incapacitar a una persona o animal mediante descargas eléctricas que imitan las señales nerviosas y confunde a los músculos motores, principalmente brazos y piernas, inmovilizando al objetivo temporalmente. Una de las más conocidas es el táser o pistola eléctrica (llamada también pistola de corriente), que dispara proyectiles que administran una descarga eléctrica a través de un cable.

El táser ha recibido fuertes críticas por parte de organizaciones de derechos humanos,​ así como por el Comité contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas, que dictaminó que el uso de armas táser provoca un dolor intenso, constituye una forma de tortura, y en algunos casos, puede incluso causar la muerte.

El taser moderno dispara dos dardos que contienen los electrodos que se conectan con el arma mediante unos alambres de metal. El arma envía las cargas eléctricas a los electrodos que al ser proyectados sobre una persona descontrolan los músculos motores incapacitándola. Al principio los efectos de los primeros modelos tenían una cierta dificultad para traspasar la ropa gruesa, pero los últimos diseños son capaces de traspasar un chaleco antibalas.

Un comentario en «El Ayuntamiento de Madrid dotará a sus policías de porras extensibles, tablets y trajes de gala»

  • el 8 octubre, 2019 a las 12:28 pm
    Enlace permanente

    Que tego que hacer para que me reintegren el dinero de las multas de Madrid central, prometieron quitar las sanciones

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *