Avanzan conforme a la planificación prevista las obras de reforma integral del túnel de Recoletos

  • Adif invertirá más de 45 millones de euros para instalar vía en placa y catenaria rígida, que ofrecen mayores prestaciones, así como en la modernización de la señalización ferroviaria en el túnel.
  • Hasta ahora, se ha desmontado todo el material existente y se ha vaciado el túnel. Además, se ha ejecutado el hormigón de relleno y avanzado en el hormigonado para la instalación de la vía en placa en una de las vías.
  • Este túnel de 7 km, que conecta las estaciones de Atocha y Chamartín, es el tramo de la red ferroviaria española que más circulaciones registra con unos 470 trenes diarios.
  • La obra afecta a las líneas C1, C2, C7, C8 y C10 del núcleo entre Atocha y Chamartín, por lo que Renfe ha establecido un plan alternativo de transporte

Adif avanza conforme a la planificación prevista en las obras de renovación integral del túnel de Recoletos, iniciadas a comienzos del pasado mes de junio y que supondrán el corte de la circulación ferroviaria hasta el próximo mes de noviembre.

La reforma integral del túnel de Recoletos, en la que Adif invertirá más de 45 millones de euros (IVA incluido), es una de las actuaciones más importantes de las recogidas en el Plan de Cercanías de Madrid y resulta imprescindible para la mejora del servicio.

Las principales actuaciones consisten en la sustitución de la vía sobre balasto y traviesas de madera por vía en placa, así como la sustitución de la catenaria flexible por catenaria rígida, además de la modernización de la señalización ferroviaria.

Para llevar a cabo esta ambiciosa actuación, Adif y las diferentes empresas contratistas han movilizado a un importante equipo humano de unas 120 personas, trabajando en tres turnos los 7 días de la semana. A los que hay que sumar a los transportistas de material, conductores de hormigoneras, etc.

De acuerdo con la planificación prevista, Adif ya ha procedido al levante de las vías existentes a lo largo de todo el túnel, así como a la retirada del balasto, habiéndose extraído del interior del túnel.

De esta forma se han retirado 35.000 m3 de balasto y se han levantado 15 km de vía en parejas de 18 metros mediante 2 trenes de 12 tolvas cada uno (con una capacidad cada una de ellas de 35 m3) y un tren con 13 plataformas para el transporte de estas parejas de vía a una zona de acopio, previamente habilitada por Adif, en la antigua estación de O’Donnell donde se separará el material reutilizable.

Por lo que respecta a la catenaria, se desmontarán 15.000 metros de catenaria flexible de cobre que serán sustituidos por catenaria rígida.

Una vez vaciado el túnel, Adif ha ejecutado ya el hormigón de relleno y ha avanzado en el hormigonado para la instalación de la vía en placa correspondiente a la vía 2.

Para el hormigonado destinado a la ejecución de la vía en placa se verterán unos 23.000 m3 de hormigón, con picos previstos de trabajo en los que entrarán en el túnel hasta 150 hormigoneras diarias.

En cuanto al montaje de la nueva vía en placa, se instalarán 30.000 metros de carril de 60 kg/metro, 24.500 nuevas traviesas y se montarán 25 nuevos aparatos de vía.

Objetivos de la actuación

El túnel de Recoletos, de más de 7 km de longitud, comunica las estaciones de Atocha y Chamartín, a través de las estaciones intermedias de Recoletos y Nuevos Ministerios. Esta infraestructura, que empezó a construirse en los años 30 y entró en funcionamiento en 1967, presta servicio a las líneas C1, C2, C7, C8 y C10 de Cercanías, además de a trenes de media y larga distancia.

Habitualmente, cada día circulaban por el túnel unos 470 trenes y más de 200.000 viajeros, lo que convierte a esta infraestructura en el tramo que mayor número de circulaciones soporta de toda la red ferroviaria española, con 3.297 circulaciones semanales (el 98% de las cuales corresponden a trenes de Cercanías). Por ello, cualquier incidencia en el túnel tiene una importante repercusión en el tráfico de las Cercanías de Madrid.

De hecho, en el periodo 2014-2018 se registraron 225 incidencias en el túnel de Recoletos, con una media de 28 trenes afectados y 316 minutos de retraso por suceso.

Gracias a la reforma integral del túnel, se mejorará la fiabilidad de la línea y de sus instalaciones, reduciendo notablemente la posibilidad de que se produzcan incidencias que afecten a la circulación, lo que redundará en una mayor calidad del servicio. Además, se facilitarán las labores de mantenimiento de la nueva infraestructura y se incrementará el confort de los trenes, que será similar al del túnel de Sol. Al mismo tiempo, se reforzarán las medidas de seguridad en el túnel, facilitando su evacuación en caso de necesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *