Más del 40% de los conductores fallecidos iba borracho o drogado

El perfil es de un varón entre 25 y 54 años, que conducía un turismo y que había bebido o consumido cannabis o cocaína.

Los análisis toxicológicos realizados a 751 personas fallecidas en 2018 en accidente de tráfico (535 conductores, 143 peatones y 73 acompañantes) muestran que el consumo de alcohol, otras drogas y psicofármacos sigue influyendo negativamente en la seguridad vial. Destaca sobre todo el incremento en el consumo de cannabis y cocaína que se viene detectando en los últimos años.

Así consta en la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) sobre Víctimas Mortales en Accidente de Tráfico en 2018, que acaba de presentarse.

535 conductores, 232 positivos

Por lo que respecta a los conductores fallecidos, más del 43% (232) ha dado positivo en consumo de alcohol, drogas de abuso o psicofármacos, aunque, según ha explicado durante la presentación del informe Antonio Alonso, director del INTCF, este dato no ha variado significativamente con respecto a años anteriores.

El perfil tipo es un varón (94%) de entre 25 y 54 años (66%), que viaja en turismo, ciclomotor o motocicleta (87%) y que principalmente ha tomado alcohol (60%).

De los conductores que dieron positivo (algunos de ellos en más de una sustancia), el 61% fue por alcohol, el 44% por drogas y el 25% por psicofármacos.

Muy llamativo resulta que más del 70% de los conductores con positivo en alcohol tuviera una tasa de alcoholemia superior a 1,2 gramos/litro. En palabras de Alonso, esto supone una “intoxicación severa”, lo que lleva a una “pérdida notable de la capacidad cognitiva” a la hora de conducir.

En relación a las drogas de abuso, el cannabis y la cocaína son las más consumidas, con el 60% y el 51A% respectivamente. La combinación más detectada es alcohol y cocaína (39%), seguida de alcohol y cannabis (28%) y alcohol, cannabis y cocaína (13%).

Al respecto, Antonio Alonso ha puntualizado que probablemente “el único riesgo” que se plantearon todos los conductores fallecidos cuando conducían bajo los efectos del alcohol o las drogas sería “no ser detectados en un control”. Sin embargo, “el verdadero riesgo fue sufrir o provocar un accidente”. “Esto nos debería llevar a un cambio de mentalidad”, ha señalado el director del INTCF.

143 peatones, 55 positivos

En 2018, los peatones fallecidos cuyas muestras se analizaron en el INTCF fueron 143. De ellos, se detectaron 55 positivos (el 38,5%), de los cuales el 67% eran hombres y el 33%, mujeres. Más del 34% eran mayores de 65 años. De todos los positivos registrados (algunos de ellos habían combinado dos o más sustancias), el porcentaje mayor se debió a psicofármacos, casi el 53%, mientras que el 45% había consumido alcohol y el 22%, drogas de abuso.

Como en el caso de los conductores, las tasas de alcoholemia detectadas en los peatones fallecidos son muy elevadas: el 80% alcanzó o igualó la tasa de 1,2 gramos/litro. El cannabis fue la droga más consumida (el 68%), seguida de la cocaína (50%).

Aumenta el consumo de drogas de abuso

Si se comparan los resultados de los últimos diez años, se observa una tendencia a la baja en el consumo de alcohol (alrededor de 5 puntos), pero se detecta un “preocupante” incremento de la presencia de drogas de abuso (casi de 9 puntos) y de los psicofármacos (unos 5 puntos). En el caso de las drogas ilegales, se advierte desde el año 2016 una tendencia al alza en el consumo de cannabis (5 puntos) y de la cocaína (4 puntos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *