La alcaldesa de Móstoles solicita amparo al Defensor del Pueblo por los semáforos de la A-5

La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, cursará una carta al Defensor del Pueblo solicitando amparo para los vecinos de Móstoles que se están viendo perjudicados en sus desplazamientos a Madrid por los semáforos instalados recientemente en la A-5.

La actuación “unilateral” del Ayuntamiento de Madrid en su decisión de instalar semáforos en la autovía A-5 para regular el paso de vehículos en la entrada a Madrid “ha creado un gran malestar entre los ciudadanos de Móstoles que cada día deben desplazarse por motivos laborales o de cualquier otra índole hasta la capital”, expone.

La alcaldesa reclama el apoyo del titular de esa institución, que vela por los derechos de la ciudadanía, en orden a que” se adopten las medidas necesarias para restablecer el diálogo y revisar las decisiones adoptadas por el Ayuntamiento de Madrid en detrimento de la vida diaria de las mostoleñas y mostoleños”, algo que subrayan los propios vecinos en las asambleas que la alcaldesa y su equipo vienen celebrando desde su toma de posesión.

En la carta se pone de manifiesto “la necesidad de que la decisión tomada por el Ayuntamiento de Madrid sea reconsiderada y que se lleven a cabo las reuniones necesarias, a través de la creación de mesas de negociación entre los municipios, para alcanzar un consenso antes de tomar este tipo de medidas tan trascendentales para la población del sur madrileño”.

Noelia Posse, que desde el principio se posicionó “por el diálogo y la negociación” recuerda asimismo que desde el Ayuntamiento de Móstoles ya se planteó en octubre pasado una propuesta de trabajo intermunicipal con los municipios del suroeste para abordar un Plan de movilidad para la A-5, “sin que hasta el momento haya habido respuesta por parte del Consistorio madrileño”.

En concreto, se solicita “la elaboración profesional, consensuada, profunda y meticulosa de un proyecto global e integral de transportes para el acceso por la A-5 a Madrid, que se aleje de la improvisación”.

La primera edil recalca que Madrid es una “ciudad receptora” de trabajadores que se desplazan diariamente desde el sur a la capital para aportar “sus capacidades y trabajo” y contribuir con ello a la economía de la ciudad, “ofreciendo servicios globales, mejorando su industria y haciendo de ella una ciudad moderna, cosmopolita y con proyección económica”.

De igual forma, durante los últimos meses se ha propuesto “el estudio de la mejora de los medios de transporte público, apoyando, como no puede ser de otra manera, la apuesta por la movilidad sostenible y la preocupación por el medio ambiente, si bien no a costa de la calidad de vida de los vecinos y vecinas del área de la A-5”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *