Decenas de autocares turísticos ocupan O’Donnell en protesta por Madrid Central

  • El distrito Centro representa un 65% de toda la actividad económica turística que genera la ciudad con más de 700 establecimientos hoteleros.
  • En los 2 kilómetros entre Neptuno y plaza España no hay paradas para dejar y recoger turistas para facilitar su visita al centro de Madrid.
  • “Madrid Central tiene que cambiar ya, incluyendo paradas, zonas de estacionamiento y autorizaciones para los autobuses turísticos si no se quiere provocar el deterioro turístico de la ciudad”, reclaman los convocantes.

Tras las protestas que las pymes del transporte discrecional han llevado a cabo estos meses, denunciando las “consecuencias negativas” que supone Madrid Central, desde ‘Autocares Independientes Discreccionales de Madrid’ han llevado a cabo este martes un nuevo acto de protesta para denunciar “el maltrato generalizado que recibe este sector y las actuaciones arbitrarias del Ayuntamiento de Madrid y del conjunto de administraciones públicas, que generan trato de favor y discriminación entre las empresas que realizan servicios de transporte turístico y discrecional equiparables”.

Este acto de protesta, que ha consistido en cortar el carril bus de O’Donnell a la altura de Doctor Esquerdo con autocares y una concentración de conductores del transporte discrecional, ha servido para denunciar «las restricciones al uso de la vía pública y el agravio comparativo entre transporte regular y discrecional por parte del Ayuntamiento de Madrid».

En este sentido, el sector del transporte discrecional reclama al Ayuntamiento «la apertura inmediata del carril bus de la calle O’Donnell al transporte discrecional, y la garantía de que no se pretende establecer nuevas restricciones al uso del carril bus, garantizando su utilización al medio de transporte menos contaminsnte tal y como ocurre en Londres».

También que se habiliten más zonas de estacionamiento para buses turísticos cerca de monumentos y lugares emblemáticos como sucede en París, Roma, Bruselas, Colonia…, con una aplicación (App) que indique en tiempo real las plazas libres que hay en esos estacionamientos.

Poder cargar y descargar viajeros en todos los hoteles y hostales de Madrid, como en Paris, Roma o Londres, así como en cualquier punto seguro (paradas de EMT…), es otra de sus reivindicaciones, además de la revisión del SEA, el Sistema de Estacionamiento de Autobuses, creando una red que «garantice la capilaridad y accesibilidad para todos los centros de interés turístico cultural o social y que amplíe sus horarios de estacionamiento más allá de las 19 horas, que impiden la más elemental de prestación del servicio en horarios en los que la ciudad se mantiene activa.

Exigen también la moratoria de al menos 5 años para la renovación de las flotas «que de seguridad jurídica a las inversiones destinadas a la renovación de flotas y permita el desarrollo tecnológico de vehículos no contaminantes de larga distancia, con unos consumos y una autonomía para realizar al menos 600 kms. y con un sistema de recarga que no necesite tiempos de cargas de horas, imposibles de aplicar al transporte discrecional».

La puesta en marcha de «un plan de ayudas y subvenciones para facilitar la adaptación de la flota del transporte discrecional a estos nuevos modelos; la eliminación de las prácticas monopolísticas y de restricción del mercado en contra de las leyes de la competencia que viene desarrollando el Ayuntamiento de Madrid mediante la concesión irregular de servicios especiales como Naviluz, Bus Express Aeropuerto – EMT, etc, que hacen competencia desleal a los operadores privados transporte discrecional; la incorporación de criterios no estrictamente económicos en los concursos o licitaciones que el municipio tramite: método de subasta, aplicando los criterios de la Unión Europea, donde se consideran, entre otras variables, la estabilidad laboral y el uso de recursos y sistemas más modernos y eficientes y simplificar los trámites administrativos y evitar duplicidades entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid», completan sus demandas.

En otro orden de cosas, el transporte discrecional reclama también al Consorcio Regional de Transportes de Madrid que vehículos adscritos a este organismo «no realicen servicios discrecionales, facturando estos servicios independientemente a colegios, agencias…, a la vez que facturan al CRTM. Teniendo presente, además, que realizan estos servicios sin tarjeta de tacógrafo incumpliendo el artículo 561».

Ya el pasado 3 de enero, llevaron a cabo un recorrido de protesta circulando y ocupado la Gran Vía con el mensaje “I LOVE TURISMO”, a través del cual quieren defender la actividad turística y transmitir la imagen de Madrid como ciudad acogedora y hospitalaria.

Reclamaron que “para que Madrid siga siendo una ciudad hospitalaria”, el transporte turístico “necesita tener en la Gran Vía zonas donde poder dejar y recoger a los turistas y sus maletas. En los 2 kilómetros entre Neptuno y plaza España no hay paradas para dejar y recoger turistas para facilitar su visita al centro de Madrid”.

“Las familias, los niños, los carritos de bebé y la gente mayor necesitan poder visitar el centro de Madrid con comodidad o no querrán venir a la ciudad”, inciden. “Madrid Central tiene que cambiar ya, incluyendo paradas, zonas de estacionamiento y autorizaciones para los autobuses turísticos si no se quiere provocar el deterioro turístico de la ciudad”, añaden en sus reivindicaciones.

Hospital

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *