El Ayuntamiento de Madrid acaba de adjudicar el primer contrato de compra pública de innovación para la realización de un sistema de traducción automática del lenguaje de signos que elimine las barreras de comunicación para las personas con discapacidad auditiva.

El contrato se eleva a algo más de 330.000 euros, tiene una vigencia de un año y ha sido adjudicado a SHOWLEAP TECHNOLOGIES, una pyme madrileña creada en 2016, que desarrollará el producto basado en un software que traduce la lengua de signos a voz en tiempo real.

El proyecto, que utiliza técnicas de inteligencia artificial que permiten una mejora continua, podrá interpretar la lengua de signos y convertirla en lenguaje oral  mediante un sintetizador de voz y, en sentido inverso, convertirá cualquier conversación en texto en una pantalla para que la persona sorda lo lea. Es un proyecto ambicioso y pionero a nivel mundial.

“Hemos hecho una apuesta clara por la compra pública de innovación, que es una de las herramientas clave para el crecimiento inteligente, sostenible e integrador de la ciudad, tal como recoge la Estrategia 2020”, señaló Luis Cueto, coordinador general de Alcaldía, de quien depende la Dirección General de Innovación y Promoción de la Ciudad.

Para Cueto este contrato tiene un doble valor: “por un lado fomenta la innovación a través de la contratación pública para adquirir un bien que se introduce por primera vez en el mercado. Por otro, al ser una pyme madrileña y de reciente creación, revela el apoyo del Ayuntamiento al emprendimiento”.

“Estamos también lanzando un mensaje potente a las pymes innovadoras de nuestra ciudad para que sepan que tienen las puertas del Ayuntamiento abiertas en materia de contratación”, sostuvo el coordinador. A lo largo de este año está previsto otro programa de compra de innovación superior a los cuatro millones de euros, con cargo a inversiones financieramente sostenibles, y centrado en proyectos medioambientales.

Soluciones para una comunicación natural

La licitación del contrato se publicó a finales del pasado diciembre y la firma se acaba de realizar este mes de julio. Previamente se hizo una consulta preliminar del mercado en 2016 y se han mantenido encuentros con asociaciones de personas con dificultades auditivas, entre ellas FESORCAM –Federación de Personas Sordas de la Comunidad de Madrid-, para pulsar sus necesidades. Su desarrollo complementa el servicio de intérpretes del lenguaje de signos que ofrece el Ayuntamiento, a través de cita previa.

La intención del Ayuntamiento de Madrid es instalar en las distintas dependencias municipales puntos de atención a las personas sordas equipados con un dispositivo que traducirá a voz lo que digan al tiempo que podrán leer en una pantalla la respuesta de los funcionarios.

“Queremos buscar una comunicación natural entre las personas, ya sean oyentes o sordas y hacer cada día más real la accesibilidad universal”, subrayó Cueto.