La Comunidad de Madrid entregará los excedentes de los cultivos del IMIDRA al Banco de Alimentos

La Comunidad de Madrid entregará al Banco de Alimentos de Madrid los excedentes de los cultivos producidos por el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), organismo dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio que apoya la innovación y la investigación en la agricultura regional, mejorando su competitividad y rendimiento.

El IMIDRA lleva a cabo proyectos de investigación en sus fincas experimentales para rescatar variedades tradicionales de legumbres u hortalizas y ensayar métodos de producción que añadan calidad y valor a los productos de las huertas, olivares y viñedos de los agricultores de la región.

Este Instituto regional ya tiene en marcha gran cantidad de cultivos que forman parte de distintos proyectos de investigación que lleva a cabo, que producirán a lo largo del verano un importante excedente de frutas, legumbres y hortalizas que se entregará en beneficio de los más necesitados a ONG como el Banco de Alimentos de Madrid.

Desde 2001, el IMIDRA ha entregado al Banco de Alimentos de Madrid y a otras ONG los excedentes de estos cultivos, hasta un total de 288.000 kilos de productos y unos 3.000 litros de aceite.

Cuatro fincas del IMIDRA en la región

Así, la finca experimental El Encín, en Alcalá de Henares, cuenta con viñedos, leguminosas y cultivos herbáceos. La finca El Socorro, en Colmenar de la Oreja, por su parte, se dedica a los viñedos. En Aranjuez se ubica la finca La Chimenea, con olivos, plantas leguminosas y cereales. Mientras que la finca de La Isla, en Arganda del Rey, cuenta con frutales y cultivos hortícolas.

Las investigaciones que realiza el IMIDRA van desde la identificación y caracterización del cultivo de variedades autóctonas de distintos vegetales (tomates, pimientos, calabacines, lechugas, acelgas…) hasta el estudio de sistemas de cultivo para reducir costes con el aumento de la mecanización, o estrategias eficientes de riego para cada tipo de cultivo.

También se caracterizan las variedades autóctonas para que los agricultores puedan escoger las más adecuadas a las condiciones de su terreno. Por ejemplo, en el Centro de Olivicultura, situado en la finca de La Chimenea de Aranjuez, se están desarrollando líneas de investigación que abarcan desde la caracterización de variedades de olivo especialmente interesantes, hasta el estudio de sistemas de cultivo intensivo para reducir costes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *