Juran su cargo 12 nuevos jueces y juezas de la 68º Promoción de la Escuela Judicial destinados a Madrid

El presidente del Tribunal Superior de Justicia, Francisco Javier Vieira Morante, les felicita por “el importante lugar que ya ocupan en la sociedad antes de que se incorporen a diferentes juzgados de la capital y de los partidos judiciales de la región”.

El Salón de Actos del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha sido escenario hoy del acto de juramento/promesa de doce nuevos jueces y juezas de la 68 promoción de la Escuela Judicial con destino en la región madrileña.

Ante la Sala de Gobierno y con presencia de padrinos y madrinas y los vocales del Consejo General del Poder Judicial Rafael Mozo Muelas y Nuria Díaz Abad, han jurado o prometido su cargo Elena Jiménez Barroso, que se incorporará al juzgado de Primera Instancia nº 79; Carlos Cardenal del Peral, cuyo primer destino será el juzgado de Primera Instancia nº 1 de Torrejón de Ardoz; Alicia Andrés Vaquero, destinada al Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Alcobendas; Ana Urrea Martínez, que irá al juzgado de lo Social nº 30 de Madrid; Laura María Guirado Fuertes, al juzgado de lo Social nº 14 de Madrid; Laura Yuste Fernández, al juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Parla; Jesús de Abajo de Dios, al juzgado de Primera Instancia nº 7 de Alcalá de Henares, Margarita Rodríguez Rodríguez, al juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Colmenar Viejo; Javier Núñez Vargas, al juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Colmenar Viejo; Sonia Montañés Garvia, al juzgado de Primera Instancia nº 88 de Madrid; Alba Tamayo Martínez, al juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Aranjuez y, por último, Rafael Herreros López, quien tendrá como primer destino el juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Arganda del Rey.

En su discurso, el presidente del TSJ de Madrid, Francisco Javier Vieira Morante, ha felicitado a los nueves jueces, les ha recordado la responsabilidad a la que van a hacer frente, ha valorado positivamente el esfuerzo de todos y cada uno por alcanzar el importante lugar que ya ocupan en la sociedad -una importancia, ha dicho, de la que deben estar orgullosos los padrinos, preparadores, familiares y amigos que les han acompañado en el acto-, les ha conminado a dictar resoluciones claras y fáciles de entender para el ciudadano común y, por último, les ha pedido que colaboren en la imagen de la Justicia en unos momentos en los que ésta está en entredicho por las circunstancias que atraviesa el país, siendo amables y atentos con operadores jurídicos y, singularmente, con quienes traten en el día a día en su órgano judicial, compromiso que no está reñido con el rigor en sus decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *