El Ayuntamiento de Madrid ha recibido el Premio Energía y Sostenibilidad que concede este año por primera vez la Asociación Española del Gas, Sedigas. La coordinadora de Medio Ambiente y Movilidad, Paz Valiente, ha sido la encargada de recibir este galardón que reconoce la apuesta del Consistorio para mejorar la calidad del aire de la ciudad.

Los organizadores del premio han valorado “la aprobación del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, puesto en marcha por el Ayuntamiento con 30 medidas encaminadas a reducir la contaminación atmosférica y a adaptar la ciudad al cambio climático” y, especialmente, “el compromiso municipal para conseguir una movilidad sostenible con el objetivo de mejorar la calidad del aire urbano”.

También han tenido en cuenta a la hora de conceder este premio “el modelo de gestión de residuos y economía circular, destacando la planta de biometanización del Complejo Tecnológico de Valdemingómez que inyecta biometano en la red gasista a partir de los desechos urbanos, que evita la emisión de un millón de toneladas de CO2 equivalente al año”.

Apoyo al gas vehicular

La coordinadora de Medio Ambiente y Movilidad ha recordado la historia municipal de apoyo al gas vehicular, combustible menos contaminante,  que se refleja en la actualidad en la compra de 400 autobuses de GNC en 2017-2018 para la Empresa Municipal de Transportes, o en el impulso a la incorporación de camiones con este combustible para la recogida de residuos.

Otras iniciativas municipales para incentivar el uso de este combustible menos contaminante ha sido la cesión de suelo para la instalación de gasineras, de las que actualmente hay ocho operativas y tres en construcción. “El Ayuntamiento apoya este combustible menos contaminante en el marco de las políticas municipales de calidad del aire y movilidad sostenible”, ha declarado Paz Valiente.

El acto de entrega del premio ha tenido lugar en la gala anual de la Energía y Sostenibilidad que organiza Sedigas, que ha convocado este premio para reconocer iniciativas, acciones y proyectos en los que la energía se ponga al servicio de la lucha contra el cambio climático y la mejora de la calidad del aire.

El jurado ha tenido en cuenta, a la hora de conceder este premio en su primera edición, los proyectos o acciones que se hayan mostrado capaces innovar tecnológicamente para avanzar en la lucha contra el cambio climático y la mejora de la calidad del aire de las ciudades, el compromiso en esta lucha y el fomento y divulgación de los valores asociados al uso eficiente de la energía, entre otros aspectos.