San Isidro 2018 en imágenes: las plazas se llenan de danza y poesía contemporánea y La Zarzuela brilla en la Plaza Mayor

La noche del domingo arrancaba en las plazas de Madrid en calles y plazas con danza y poesía muy contemporánea. Más tarde los grandes escenarios se llenaban de música de gran diversidad para invitar a celebrar a toda la ciudadanía.

La tarde del domingo arrancaba ayer en la plaza de Conde de Barajas con el reto de hacer ‘twerking’ mientras se recitan poemas. Se hizo y se consiguió demostrando que reggaetón, el twerk y el trap también se pueden rimar y disfrutarlo.

Al tiempo los ritmos tropicales tomaban la plaza de Sánchez Bustillo en la cita con el baile social y en la Plaza de Oriente, disfrutábamos del flamenco contemporáneo de ‘A Palo Seco Redux’, una propuesta que concentró a cientos de personas y donde vimos cómo la bailaora Sara Cano revisaba esta danza tradicional.

Zarzuela en la Plaza Mayor

A las 22:00 horas, la Plaza Mayor se visitó de Zarzuela en colaboración con el Teatro de la Zarzuela, con un elenco de lujo que entusiasmó y emocionó a los asistentes. Ainhoa Arteta, José Luis Sola, Antonio López y otros artistas del género chico, trasladaron a su público al Madrid de finales del siglo XIX y principios del XX, con algunos de los pasajes más conocidos de obras como ‘La Revoltosa’, ‘Doña Francisquita’, ‘El Barberillo de Lavapiés’, ‘La Verbena de la Paloma’ y un largo etcétera de clásicos populares.

Música negra de nueva generación

A las 21 horas se activó el escenario de Las Vistillas con la actuación de Mighty Vamp, joven banda que mezcla el funk instrumental, el acid jazz y el boogaloo en un cocktail explosivo de música negra y que presentó ayer su segundo disco, ‘Spanish rice, play dirty!’. A las 22:30 horas, el artista Brotha Cj puso a bailar a todos los presentes con su mezcla única de hip hop, soul, funk, gospel y música electrónica, con temas de su primer trabajo ‘Everybody Eats’ y acompañado por su banda The Othahood.

Y al filo de la medianoche, IsaacB y Be.Lanuit, dos habituales de las cabinas de los mejores clubs de la capital, ofrecieron una sesión a dos manos centrada en los sonidos más negros del planeta, motivaron al baile más divertido y pusieron el broche de oro a la noche más funky de estas fiestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *