Piden 21 años de prisión permanente revisable para una mujer por intentar suicidarse con su bebé

La Sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid celebra los próximos martes y miércoles, días 20 y 21 de marzo, respectivamente, en sesiones matinales que darán comienzo a partir de las 10:00 horas, la vista oral del juicio contra Franchesca Masiel O. J. por la supuesta comisión de un delito de asesinato con alevosía en grado de tentativa y un delito de amenazas graves.

El representante del Ministerio Fiscal solicita una pena de 21 años de prisión permanente revisable, así como la privación de la patria potestad de su hija durante el tiempo de condena por el primero de los delitos imputados y de nueve meses de prisión por el segundo.

El Fiscal entiende que concurre la circunstancia agravante de parentesco en los dos delitos atribuidos a la procesada y la circunstancia atenuante de arrebato y obcecación, también en ambos delitos.

Tal y como recoge la Fiscalía en su escrito de calificación provisional elevado a la Sala, la procesada, chilena de nacimiento y sin antecedentes penales, convivía con su pareja sentimental desde hacía cuatro meses en una habitación de una vivienda en la localidad de Alcorcón, con la hija común de la pareja, de dos años de edad en el momento de los hechos.

La pareja mantenía constantes y frecuentes discusiones, razón por la cual el hombre decidió romper la relación. En este inestable contexto sentimental, la noche del 1 de septiembre de 2016, sobre las 12:30 horas, Franchesca y su pareja iniciaron una de sus habituales discusiones, en este caso motivada porque el hombre le había pedido que se buscase otra vivienda, momento en el que Franchesca, en presencia de la bebé, cogió un cuchillo de cocina y le amenazó con clavárselo.

Acto seguido, y presa de un ataque de nervios, rajó el colchón de la cama de la habitación para volverse nuevamente contra él en una segunda acometida. El hombre decidió entonces abandonar el domicilio y la procesada aprovechó para cerrar con llave la puerta de la habitación.

A continuación, Franchesca cogió en brazos a su hija de dos años de edad y se encaramó junto a la misma a la repisa de la ventana de la habitación, en un tercer piso, sacando las dos piernas por fuera y con la menor hacia el exterior, a la vez que gritaba que se iba a tirar. En esa dramática situación se mantuvo durante al menos media hora en la que se iba pasando a la niña de un brazo a otro, asumiendo en todo caso que con tal conducta podría ésta caer al vacío y causarle la muerte.

El hombre se percató de la extrema situación y avisó a los agentes de la Policía Local, los cuales se personaron en la vivienda y echaron abajo la puerta de la habitación, que permanecía cerrada con llave. Al ver a los uniformados, Franchesca hizo nuevamente ademán de tirarse al vacío con la menor en su brazo, echando el cuerpo hacia delante, a sabiendas de que, con su acción, existía un enorme riesgo de caída.

Finalmente, la eficaz intervención policial y del abuelo de la menor evitó el fatal desenlace, logrando llegar hasta la procesada y la menor, a las que consiguieron agarrar e introducir nuevamente en el interior de la habitación.

La procesada presenta un trastorno de personalidad de rasgos límites, con impulsividad e inestabilidad afectiva que, junto a sentimientos y vivencias que pudieron haber aparecido en el momento de la discusión con su pareja, afectaron de forma moderada su capacidad cognitiva y volitiva.

La procesada se encuentra en situación de privación de libertad desde el 2 de septiembre de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *