El Ayuntamiento de Madrid llama a la «expresión pacífica de ideas y sentimientos» en torno a la muerte de Mbaye

  • Mame Mbaye sufrió un infarto de miocardio a la altura del número 10 de la calle del Oso en el barrio de Lavapiés.
  • Una pareja de Policía Municipal que patrullaba por la zona fue la primera en atender a Mbaye y comenzar con las labores de reanimación cardiopulmonar.
  • Higueras ha querido transmitir «el abrazo y las condolencias de todo el equipo de gobierno a sus familiares, a sus amigos, y a toda la comunidad senegalesa».
  • Barbero ha querido recordar que este fallecimiento se ha producido en “un contexto de desigualdad y exclusión estructural que debemos afrontar”.

Según el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero ha explicado esta mañana en rueda de prensa, en la tarde de ayer jueves 15 de marzo, se produjo una intervención policial en torno a la venta ambulante en la zona de la Puerta del Sol.

A raíz de esa intervención varias personas, entre las que se encontraba el ciudadano de origen senegalés Mame Mbaye Ndiaye, se desplazaron a la carrera hasta la Plaza Mayor. Desde allí, Mbaye de 35 años, se trasladó caminando junto a un compañero hasta el barrio de Lavapiés. A la altura del número 10 de la calle del Oso, Mbaye sufrió un infarto de miocardio que le provocó una parada cardiorrespiratoria y se desplomó en plena calle.

En ese momento, un vehículo de la Policía Municipal que patrullaba por la zona es requerida por el compañero de Mbaye para que auxilien a este, que se encontraba tendido en el suelo. La pareja de la Policía Municipal comienza las labores de reanimación cardiopulmonar al tiempo que da aviso a los servicios de SAMUR-PC. Los servicios médicos llegan al lugar minutos más tarde y continúan con las labores de reanimación cardiopulmonar y, a pesar de que se prolongan durante 45 minutos, solamente pueden confirmar el fallecimiento de Mbaye.

Posteriormente, y a raíz de una concentración improvisada, se produjeron diversos altercados por la calles de Lavapiés que requirieron la intervención de  efectivos de Policía Nacional. Durante dichos sucesos, los equipos médicos de SAMUR-Protección Civil atendieron por heridas leves a un total de 20 personas (16 policías y 4 viandantes), de los que 5 precisaron ser trasladados a centros hospitalarios para una posterior valoración.

Por otro lado, durante los altercados, se produjo el incendio de una sucursal bancaria en la calle de la Fe número 4, que requirió la intervención de tres dotaciones de bomberos del Ayuntamiento de Madrid para extinguir el fuego y para desalojar a los vecinos del edificio donde se encuentra la sede bancaria.

Condolencias del equipo de gobierno

Antes de la intervención de Javier Barbero, en la que ha hecho una relación de los hechos ocurridos, la alcaldesa en funciones y primera teniente de alcalde, Marta Higueras ha lamentado profundamente el fallecimiento de Mame Mbaye y ha querido transmitir “el abrazo y las condolencias de todo el equipo de gobierno a sus familiares, a sus amigos, y a toda la comunidad senegalesa”.

Posteriormente ha añadido que “desde el Ayuntamiento de Madrid comprendemos y respetamos las expresiones pacíficas de dolor por la muerte de Mbaye” pero al mismo tiempo ha rechazado «los sucesos violentos que tuvieron lugar durante la tarde y noche por las calles de Lavapiés».

En este sentido el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, ha realizado un llamamiento a la calma y a la expresión pacífica de las ideas y sentimientos en torno al lamentable fallecimiento de Mbaye. Un fallecimiento que se enmarca “en un contexto de desigualdad y exclusión estructural que debemos afrontar” ha añadido Barbero, quien ha concluido afirmando que “La política de extranjería actual es ineficaz y provoca pobreza y exclusión y por ello, es urgente revisarla.”

El concejal del distrito Centro, Jorge García Castaño, ha querido recordar que «las vecinas y vecinos del barrio de Lavapiés siempre han sido un ejemplo de convivencia pacífica», y por ello ha querido insistir en hacer un llamamiento «para que este modelo de convivencia no se rompa».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *