La sede del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) ocupa parte del edificio de propiedad municipal de las antiguas Escuelas Pías de San Antón, en la calle Hortaleza, en el barrio de Chueca. Desde su inauguración, en 2012, parte de los espacios cedidos al COAM se alquilan para celebrar eventos que nada tienen que ver con su actividad profesional (presentación de marcas comerciales deportivas, cosméticas, bebidas, etc). En ocasiones, se han organizado fiestas hasta la madrugada con música en directo, al aire libre, en el jardín interior del complejo.

Esta actividad supone la afluencia de cientos de personas, emisión de ruidos, incremento del tráfico rodado, ocupación del espacio público de las calles aledañas para la carga y descarga de camiones, etc.

La Asociación de Vecinos de Chueca lleva años denunciando la situación “por las molestias causadas al vecindario y por carecer de licencias para este tipo de actividad”. El año pasado, Ecologistas en Acción interpuso dos denuncias, una ante la Junta Municipal del Distrito Centro y otra ante la Agencia de Gestión de Licencias de Actividad (AGLA). A fecha de hoy no se tiene constancia de que ninguna de estas denuncias se haya tramitado.

Por el contrario, el pasado mes de julio, el Pleno municipal, con los únicos votos en contra del Grupo Municipal Socialista (PSOE), acordó aprobar el Plan Especial de Control Urbanístico Ambiental de Usos del edificio del COAM. Este planeamiento considera que” el uso terciario-recreativo, que es el que corresponde a la celebración de eventos, es un uso asociado a la actividad colegial y, por tanto, lo autoriza”.

Sin embargo, a juicio de Ecologistas en Acción, la Asociación de Vecinos de Chueca y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, “nos encontramos ante una clara vulneración del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid y el acuerdo debe ser anulado”.

Los colectivos recurrentes consideran “un preocupante precedente considerar el uso terciario-recreativo como asociado a las actividades colegiales. A partir de ahora cualquier colegio profesional podrá hacer lo mismo. Sus sedes se podrían transformar en bares, restaurantes y salas de fiestas sin cumplir con los requisitos que se exigen a este tipo de establecimientos”.

Por ello, el pasado mes de diciembre, los tres colectivos, de forma conjunta, interpusieron un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) contra el Plan Especial. Mediante decreto de 20 de diciembre de 2017, comunicado recientemente, el TSJM admite a trámite el recurso y solicita el expediente completo al Ayuntamiento de Madrid. A partir de ahora las partes (Ayuntamiento de Madrid y recurrentes) expondrán sus argumentos y el tribunal decidirá si el plan especial se ajusta o no a derecho.