La Comunidad de Madrid pone en marcha el Consejo de la Emigración y el Retorno

Con el nuevo Consejo se pretende que los emigrantes madrileños tengan más participación en la toma de decisiones sobre aspectos que pueden afectarles, más eficacia en el funcionamiento, y una mayor representatividad.

Facilitar la participación de los emigrantes, incorporar la utilización de las nuevas tecnologías para mejorar la comunicación, incrementar la representatividad y reforzar la cooperación institucional, son las prioridades del Consejo de la Emigración y el Retorno que va a poner en marcha la Comunidad de Madrid para estrechar las relaciones con los 367.434 madrileños que residen fuera y comienzan a retornar.

El Consejo de la Emigración y el Retorno tiene su antecedente en el Consejo de Madrileños en el Extranjero, un órgano consultivo y deliberante de representación del colectivo de emigrantes creado en 2007, cuya normativa no respondía a las actuales necesidades de la emigración madrileña y había quedado obsoleto e inactivo.

En este ámbito, el Consejo de Gobierno aprobó el pasado mes de septiembre la Estrategia de Apoyo a la Emigración y al Retorno de la Comunidad de Madrid 2017-2020, una de cuyas líneas de actuación se centra en impulsar la participación y la comunicación con los “madrileños por el mundo”.

Con el nuevo Consejo se pretende que los emigrantes madrileños tengan más participación en la toma de decisiones sobre aspectos que pueden afectarles, más eficacia en el funcionamiento, y una mayor representatividad, con un menor coste gracias a la incorporación de las nuevas tecnologías y el reforzamiento de la cooperación institucional con la Administración General del Estado, cuyos beneficiosos efectos, ya se han puesto de manifiesto en otras actuaciones en el extranjero, como la reciente firma del traslado de la Oficina de la Comunidad de Madrid en Bruselas a la sede de la Representación Permanente de España ante la Unión Europea, que ha supuesto una importante reducción de costes.

Funciones y composición
Se trata de responder eficazmente a las necesidades actuales de los emigrantes madrileños, incluyendo en la composición específicamente a las Consejerías con más medidas en la Estrategia de Apoyo a la Emigración y al Retorno, como Políticas Sociales y Familia; Educación e Innovación, y Economía, Empleo y Hacienda, entre otras.

Además, se reforzará la cooperación institucional, otorgando un mayor protagonismo a la colaboración con los Consejos de Residentes Españoles en el Extranjero (CREs), que, como novedad, pasarán a formar parte del Consejo. Los CREs son órganos consultivos de las oficinas consulares, en las cuestiones de interés para la comunidad española de su demarcación, desarrollando sus actividades en materia de derechos civiles y laborales, y acción educativa, social y cultural.

Una de las principales novedades del Consejo es, además, la aplicación en su funcionamiento de la Ley de Régimen Jurídico del Sector Público, así como de la Ley del Procedimiento Administrativo Común, de tal manera que, teniendo en cuenta la lejanía de parte de sus miembros y el coste que supone su convocatoria para la celebración de reuniones, sea posible esta convocatoria y participación a través de medios telemáticos, incorporando las nuevas tecnologías de la comunicación, lo que permitirá reducir notablemente los costes de estas actividades.

Deja un comentario