El artista Vicente Colomar, residente en Naves Matadero de Madrid, estrena Black Noise

El coreógrafo, director, actor, bailarín, performer y dramaturgo Vicente Colomar es uno de los artistas que han desarrollado su trabajo dentro de Naves Matadero.

Naves Matadero de Madrid, para fomentar la creación interdisciplinar, crea residencias para artistas con el objetivo de generar un pensamiento crítico; potenciar la experiencia y la experimentación; promover la investigación; y contactar a creadores, artistas y sociedad para buscar nuevos discursos, metodologías y miradas.

Black Noise es el resultado de la residencia de dos meses que ha disfrutado el coreógrafo y que ha servido de continuación a su investigación iniciada en P.A.R.T.S. (Performance Art Research and Training Studios, Bruselas), una prestigiosa escuela de danza contemporánea fundada por Anne Teresa De Keersmaeker, una de las mayores figuras de la danza contemporánea.

Vicente Colomar realiza una investigación coreográfica y musical en torno a la construcción de los objetos y sus conexiones y que permite repensar la temporalidad con respecto al espectador. El director y coreógrafo experimenta con el tiempo y reflexiona sobre cómo se percibe la forma con los cambios temporales.

Para ello, se sirve de mesas y sillas, objetos con volúmenes básicos y arquitectónicos, que le ayudan a definir líneas en el espacio. Y de mantas, elemento básico muy rico en formas y que introduce la curva en la composición. Las mantas permiten borrar las formas, pero dejando su rastro en el espacio. A estos objetos se suman la música y los sonidos que también cobran gran importancia en la instalación.

Black Noise funciona como instalación y pieza escénica. Es algo hipnótico donde lo performativo se produce a partir de lapsus. “Experimentamos sobre el tiempo: lo dilatamos en la instalación y lo compactamos en la pieza”, dice su creador.

Por un lado, la instalación podrá ser visitada de forma gratuita del 23 al 30 de noviembre de 17 a 20 horas (Sábado 25 y domingo 26 de 12 a 20 horas. Lunes cerrado). Y, por otro, la pieza escénica se representará el viernes 1 y el sábado 2 de diciembre a las 19 horas (precio 8€).

Ambas creaciones se interesan por la zona de fricción que se sitúa en la última membrana que rodea al objeto. Ese último límite donde éste se desvanece. Un lugar confuso y ruidoso. ¿En qué momento el objeto deja de serlo y empieza a ser otra cosa, a establecer otras relaciones y a construirse en otros objetos?

Otros artistas en residencia

Desde principios de 2017 se lleva a cabo la residencia Some Things, From Somewhere (Algunas cosas de algún lugar) del coreógrafo, artista y psicoterapeuta de Artes Integradas de Reino Unido, Cai Tomos, junto con los artistas de Debajo del Sombrero, plataforma para la creación, investigación, producción y difusión de arte, cuyos principales protagonistas son personas con discapacidad intelectual.

En esta primera parte de la temporada, también podrá verse el trabajo de Daniel Teba, En un tiempo oscuro, en residencia en Naves Matadero desde abril de este año.

Además, Mónica Valenciano (Premio Nacional de Danza, 2012) ha organizado con creadores de distintas disciplinas “bailaderos”, para investigar y aportar nuevos materiales a un proceso cuyo resultado final podrá verse en Naves Matadero el próximo año. Se suman a estos artistas Paz Rojo, Muriel Romero y Pablo Palacio, María Jerez y Phils Hayes, Julián Fuentes y Claudia Faci, cuyos proyectos podrán verse en Naves Matadero en la segunda parte de esta temporada.

Más información en naves.mataderomadrid.org

Foto: Tina Declerk

Deja un comentario